Piden que la expropiación de la casa de Beiró se trate antes de fin de año

Es para poder avanzar en la recuperación del inmueble ubicado en José Cantilo 4500, que hace más de una década atraviesa un proceso de degradación.

 

Vecinos y entidades patrimonialistas piden a los legisladores porteños que traten antes de fin de año el proyecto de Ley para expropiar y acondicionar la vivienda centenaria de José Cantilo 4500, en Villa Devoto, donde vivió el dirigente radical Francisco Beiró.

Es para que no pierda estado parlamentario un proyecto de Ley que apunta a recuperar la histórica vivienda que en el presente está abandonada, vandalizada y que ha sido espacio de pernocte de gente sin techo.

Asimismo, se propone que el inmueble sea restaurado y reabra como museo, para dar cuenta del patrimonio y la historia local.

De todos modos, no hay una decisión final desde el oficialismo porteño, en particular ante la inversión que demandaría la expropiación y la posterior puesta en valor.

Este asunto pesó en otras situaciones, como el pedido de familiares y sobrevivientes para expropiar el inmueble donde funcionó Cromañón, en Once. Luego de varios proyectos que perdieron estado parlamentario en la Legislatura porteña, el Congreso de la Nación votó una Ley de expropiación, que se financiará con fondos nacionales.

De vuelta a la Legislatura porteña, en el bloque UCR –que integra el interbloque oficialista Vamos Juntos, afirmaron a Télam: «Estamos analizando qué opciones existen sin la necesidad de tener que demandar fondos al Estado porteño o que se requieran los menos posible».

Del mismo modo, se puso en duda que el proyecto sobre la vivienda de Beiró pueda tratarse antes o en la última sesión del año, el 15 de diciembre. Piensan que puede haber novedades en 2023.

En diálogo con Télam, Edgardo Tosi, de la Junta de Estudios Históricos de Villa Devoto, evaluó que «la casa de Beiró estaba bien antes de la compra, pero ahora está en ruinas, a la miseria, y eso está a la vista», tras lo cual manifestó que el estado actual de daño «es una demostración de los gobiernos que no quieren hacer nada por ella y de la inoperancia de la ley de protección».

El inmueble fue adquirido en 2008 por una inmobiliaria que en principio pensaba demoler la construcción y levantar un edificio de viviendas, debido al alto valor en la zona.

No obstante, la Legislatura, a pedido del grupo barrial, aprobó una Ley que protege este inmueble por su alto valor patrimonial. No se demolió la vivienda de Beiró, pero tampoco se le hicieron obras de mantenimiento en todos estos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.