Vamos al biógrafo

Antes del centenario se inauguraba sobre la calle Mercedes y José Cubas un salón bautizado San Carlos. Una escenario, despacho de bebidas y comida, pista circular con piso de madera dura al que rodeada por una balconada con mesas, y la posibilidad de un equipo proyector de cine. Se dio en llamarla la “Bombonera” y funcionó, frente a diferentes necesidades, por más de cincuenta años.

Junto a bailes y espectáculos de grupos barriales, fue utilizado de 1910 al 17 como sede del Skyting Club que además de usar su pista central para patinaje y bailes amenizados con orquesta, realizaba funciones de cine, de difícil proyección por la falta de energía eléctrica, instalada en el barrio recién a medidos de la década. En la Primera Guerra Mundial las funciones a favor de los aliados, se realizaron en el Operai Italiani.

Desaparecido el club de patín, el interés insatisfecho por el cine debió cubrirse con funciones jueves, sábados y domingos para todas las familias del barrio. Así lo señalaba para 1919 el periódico Astrea.  Allí se ofrecía, muy poco después de filmada en EEUU, la “Rosa Blanca”  interpretada por Elsie Ferguson. (1)  Habían asistido a la función  las familias de Gregoratti, Ceci, Cruzgman, Vivaldi, Hiriart, Morgante, Casenave, Stopani y Harte.

A comienzos de la década siguiente surgía otra sala próxima el Cine Palais en Helguera 3262 a pasos de la estación Villa del Parque. El 3 de octubre de1925 en el Salón Teatro El Talar, del Centro Social, abría sus puertas en Lacar al 3100 con dirección de Rolando Albertolli el Universal Palace, que a través de los años y otros  nombres fue considerado siempre por los devotenses como del barrio.

La programación era exclusivamente norteamericana. Aun cuando vendían todavía las películas a los cines, se proyectaban como Rialto o Ajuria, cintas alquiladas por estas distribuidoras nacionales en  series de 8 o 12 capítulos.

El teatro, frente al cine mudo, era una actividad paralela que en muchos momentos tenía mayor importancia. El varieté formaba parte destacada de la función con dúos cómicos, ventrílocuos y cantantes de ópera o popular. La llegada del sonido y su problema logístico para las salas, terminó imponiendo el cine.  El Universal Palace para 1929 cerraba como tal sus puertas, motivado por necesidades que acarreaba la novedad.  Abría poco después el Teatro Social, donde dio su primera función el Teatro del Pueblo.

El 30 de abril de 1927 el San Carlos había estrenado Don Juan, película de 1926, dirigida por Alan Crosland y protagonizada por John Barrymore. Primera película comercial  de la historia con banda sonora completa y efectos de sonido sincronizados, primer largometraje de la Warner Bros que utilizó el sistema Vitaphone.  Concebida como muda, los diálogos eran  titulados. (2)

A pesar de esa novedad, que el Cine no publicitó, fue el Cine Devoto de Nueva York casi San Martín, nacido en 1925, el primero en ofrecer en marzo de 1930 sistema sonoro. En ese local acompañando los films mudos, como con la misa en San Antonio, actuaba, un joven pianista: Horacio Salgán.

La crisis alcanzaba a todos. Luego de pocos día de instalado en Llavallol y Nueva York un parque de diversiones era levantado por falta de público. Las películas parecían no alcanzar para atraer espectadores. En un reportaje del ECO de enero del 31 el director del Taricco habla de crisis y del gran calor reinante coincidiendo con  el Sr. Fraga del Social quien esperaba nuevas reformas para superarla, ofreciendo además la compañía de Antonio Podestá en el drama de Pedro Aquino “Luz mala”.  El Sena rebajaba los precios. El Bijou presentaba al cantor Ignacio Corsini. El San Carlos por iniciativa de “La Razón” realizaba un beneficio donde junto a una cinta cómica ofrecía entre otras cosas el drama en un acto de Lorenzo Stanchina “Segundas Nupcias”. El Devoto para 1932 piloteado por Branca y Gariguiani realizaba, auspiciado por “Noticias Gráficas”, la elección de Miss Devoto para Miss Mundo.  En 1934 lo hacía el nuevo Cine Teatro Hollywood que ocupaba el lugar del Social. Patrocinio de la Revista Fémina: “ la niña de Villa Devoto que luego participe del Torneo Miss Capital, en última instancia en Paris será Miss Universo 1935».

El cine nacional ha crecido ingresando en las carteleras.

Los Cines se ubicaban en la zona norte sobre San Martín. Al cerrar el San Carlos, utilizado primero por la Sociedad de Socorros Mutuos, y luego por «Dopo Laboro» el centro de la villa engrosaba el vació de la zona sur. Esporádicos aportes municipales del camión cinematográfico, tradición desde la década anterior, hacían más notoria la carencia.

En febrero de 1937 comenzaba la construcción del Cine Teatro Lastra sobre Francisco Beiró entre Sanabria y Segurola, propiedad de Félix Achaval Lastra.  Que junto al bagaje cinematográfico trajo la novedad de una compañía radial “La familia de Pancha Rolón”. En junio Achaval Lastra comenzaba otro cine, más pequeño, en Cuenca entre Simbrón y Tinogasta.

El Hollywood sin cambiar nombre era administrado por Carlos Piccinini que hablaba del “cine de las familias y para las familias”.  Butacas y equipos sonoros nuevos. Pero la mayor novedad era el programa. Aparecen  “El pobre Pérez”, con Pepe Arias y Alicia Vignole y “Cadetes de San Martín” apoyado y asesorado por el coronel Juan N. Tonazzi director del Colegio Militar y vecino del barrio.  Para abril de 1938 el Hollywood volvía a ser Universal Palace. El cronista cinematográfico Larry Morgan lo tomaba a su cargo como con los cines Cabildo y Castilla. Tyrone Power  visitaba Villa Devoto: “Me voy encantado… Soy solo un profesional no un artista».

El Cine Parque se inauguraba en 1939 un año y dos meses después de lo previsto. Con la guerra el cine de Beiró era para la colectividad británica centro de recaudación.

El 12 de febrero de 1944 se inauguraba en Beiró al 5250 el Cine Nobel.  Tres películas diarias sin secciones. Cambio diario de programa. El domingo repetían el del sábado.  Día especial para Sandrini. 40 ctvs en la semana y doble los domingos. “Inconvenientes para niños” (sin aclarar edad como fue posteriormente). Para ellos que zapateaban cuando los “buenos salvaban a la muchacha” estaba “El triunfo de Tarzán”

con Johnny Weismüller. Mucho cine nacional sobre una mayoría norteamericana, como ya estaba sucediendo en todos los cines.

Era la cúspide del cine de barrio.

Para julio se daba la primicia. “La empresa Carrete y Patti administradora del Cine Teatro América en breve comenzará a levantar una sala con los últimos adelantos en la materia. Cumpliendo un viejo anhelo de la sociedad de Fomento de Devoto Norte». Sobre Mosconi se lo bautizó Aconcagua.

A comienzos del 1947 existían el Universal, Lacar 3176; el Lastra, Beiró 4379;  Arenales, Chivilcoy 4508; Devoto,  Nueva York 3326; Nobel, Beiró 5250 y Aconcagua, Mosconi 3360.  En Villa del Parque,  Parque, Cuenca 3256; Bijoú, Cuenca 2734 y  mas alejados el Taricco, San Martín 2337;  Sol de Mayo,  Nazca 2343 y el Febo; Jonte 4460.

En 1950 aparecían además el  Yapeyú, San Martín 4783 y  el Maryland, que reemplazaba al Arenales en Chivilcoy y Gutenberg.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.