MACRI GESTIONÓ CRÉDITOS PARA LAS OBRAS DEL ARROYO VEGA

El jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, se reunió con el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien comprometió su colaboración para gestionar créditos destinados a las obras del arroyo Vega.

 

El encuentro se realizó en las oficinas neoyorquinas de la Fundación C40, institución actualmente presidida por Bloomberg, que reúne a las principales megaciudades con el propósito de coordinar acciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y atenuar los efectos del cambio climático.

 

Según informó el Gobierno de la Ciudad, el alcalde de Nueva York

aseguró el compromiso de la entidad de gestionar ante los organismos internacionales de crédito un préstamo destinado a la realización de obras hídricas en la capital argentina.

 

Así lo hizo saber Macri en su cuenta de Facebook, donde escribió: “Fue un lujo poder reunirme nuevamente con Michael Bloomberg, el alcalde que muy pronto culmina con 12 años de gobierno que transformaron Nueva York. Sin duda uno de los mejores gobiernos de la historia de esa ciudad”.

 

Y continuó: “Quise agradecerle su liderazgo mundial que lleva a cabo desde el C40, una red que reúne a las grandes ciudades en la problemática del cambio climático y de la cual formamos parte. Desde allí, Bloomberg nos prometió que nos apoyará para obtener financiamiento internacional para las obras del arroyo Vega”.

 

Por otra parte, se anunció que ambos mandatarios avanzaron sobre la posibilidad de que las ciudades realicen actividades de cooperación en el ámbito educativo, específicamente en relación con la enseñanza de técnicas y lenguajes de programación en las escuelas.

 

Asimismo, se destacó que la posibilidad de obtener un crédito del Banco Mundial tendría un impacto favorable para las finanzas de la Ciudad, por cuanto los intereses que aplica la entidad son a tasa cero o sustancialmente inferiores a los de mercado.

 

El C40

 

El C40 se creó en octubre de 2005 en Londres a instancias de su entonces alcalde, Ken Livingstone, quien invitó a sus colegas de 18 ciudades a reunirse para discutir políticas y aunar esfuerzos con el objeto de prevenir los riesgos y enfrentar los efectos del calentamiento global y el cambio climático.

 

Al año siguiente ya eran 40 las ciudades adheridas, lo que dio nombre a la Fundación, que en la actualidad reúne a 58 urbes, de las cuales 9 son latinoamericanas: Buenos Aires, Bogotá (Colombia), Caracas (Venezuela), México D.F., Lima (Perú), Santiago (Chile) y Curitiba, Río de Janeiro y San Pablo (Brasil).

 

La ciudad de Buenos Aires adhirió al C40 en el año 2009 y su participación es coordinada por la Agencia de Protección Ambiental.

Para C40, las ciudades tienen el poder de cambiar el mundo. En ese sentido recuerda que, durante siglos, han sido centros del comercio, la cultura y la innovación y el lugar de nacimiento de algunas de los más grandes ideas de la humanidad; y considera que, en esta encrucijada crítica en el tiempo, necesitamos más que nunca las ideas que las ciudades pueden crear.

Pero, advierte, las ciudades son tan vulnerables como poderosas. Casi el 50% de ellas ya están lidiando con los efectos del cambio climático, y casi todas están en riesgo. Más del 90% de todas las zonas urbanas son costeras, poniendo a la mayoría de las ciudades de la Tierra en peligro de inundaciones por el aumento del nivel del mar y las fuertes tormentas.

 

A todo esto, el crecimiento urbano no muestra signos de desaceleración. Según informa la Fundación, las ciudades consumen más de las dos terceras partes de la energía y reciben más de 70% de las emisiones globales de anhidrido carbónico.

 

Sin embargo, C40 asegura que, como parte del problema del cambio climático, las ciudades también tienen la oportunidad de ser parte integral de su solución. Así, están bien posicionadas para desempeñar un papel de liderazgo en la acción mundial contra ese fenómeno.

 

La entidad fundamenta ese concepto en su convencimiento de que los gobiernos locales suelen tener relaciones más estrechas con sus residentes, instituciones y empresas que los gobiernos provinciales y nacionales, lo que permite asegurar una ejecución más rápida y efectiva de las políticas correspondientes.

 

Para C40, además, los alcaldes son directamente responsables ante sus electores de sus decisiones y más ágiles que los funcionarios provinciales y nacionales para tomar acciones decisivas, a menudo con resultados inmediatos e impactantes.

 

De acuerdo con la entidad, esas acciones locales pueden tener un impacto inmediato y sumarse para crear efectos globales. Las ciudades. ublcadas en la primera línea del cambio climático global, también están bien posicionados para desempeñar un papel de liderazgo en la acción mundial contra el cambio climático.

 

Para apoyar a las ciudades en la definición, la promoción y la defensa de esas actividades, C40 cuenta con personal regional y local experimentado; también ofrece su experiencia a las ciudades para diseñar e implementar las políticas climáticas, programas y proyectos de alto impacto a través de una serie de áreas de iniciativa.

 

Proporciona además un servicio de gestión de la investigación y el conocimiento de sus ciudades, utiliza los datos de toda la red para identificar los éxitos y desafíos y medir el progreso de la organización y cuenta con un equipo profesional de comunicaciones para difundir las actividades en los más altos niveles.

 

 

Haydee Breslav

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.