Alumnos solidarios

El pasado 7 de noviembre el Colegio Bialik realizo la 4° Campaña de donación voluntaria de sangre junto a la Fundación Garrahan.

Andrea Naya, vicedirectora de la escuela y coordinadora del área de ciencias, hablo con La Rayuela sobre el objetivo de la donación y des los fines que persigue el colegio a través de esta acción

“Este es un proyecto pensado para 7° grado, que ensambla  todo lo que es lo cognitivo y también lo solidario. Era importante para nosotros que cuando los chicos se vayan de  7 grado pueden haber vivenciado esta actividad y formarlos como futuros donantes de sangre. Hace varios  años que venimos realizando esta actividad. Los chicos se comprometen y trabajan desde todas las áreas, es un proyecto multitarea. Ellos están muy contentos, y aparte trabajando con la Fundación Garrahan le da un plus al proyecto para ellos y para nosotros”.

Además destaco la importancia de ser el primer colegio primario que realiza este tipo de proyectos en la ciudad.

Naya expresó que buscan avanzar en este tipo de campañas y para ello precisó “Este año estamos buscando también donantes de medula, ya tenemos algunos anotados”.

Desde la dirección del colegio buscan que sea una convocatoria abierta a nivel barrial, que no sea algo cerrado para el colegio.

La Vicedirectora manifestó  también como se fue armando el proyecto y que metodología de trabajo emplean los alumnos para su realización “Los chicos están muy comprometidos, nos movemos por las plazas del barrio. Fuimos a la Plaza Devoto, los chicos prepararon un Flashmovie, después trabajaron con hologramas, y toda la campaña de convocatoria por Facebook la armaron ellos, armaron videos y los guiones.

El Bialik es un colegio de nivel inicial y primario  y cuenta con alrededor hay 354 alumnos en primaria  y en jardín, con una cantidad equivalente de alumnos, todos en su única sede.

Esta campaña está liderada por 7° grado. Los chicos, actores sociales, se transforman en promotores de salud, investigando, realizando entrevistas, analizando propuestas publicitarias de diferentes partes del mundo, contactándose con medios locales para promocionar la campaña, visitando el banco de sangre de la fundación Garrahan, conversando con especialistas, etc. Esta vivencia los conecta y los relaciona con la comunidad estableciendo lazos difíciles de olvidar.

Asimismo, articulan y transmiten los contenidos aprendidos en ciencias naturales acerca del sistema circulatorio.

Con respecto a esto una de las docentes de 7 grado,  Lara, orgullosamente destaco “Nos parece un proyecto sumamente interesante, porque apunta directamente a la solidaridad. Queremos que los chicos del último grado entren ya a la sociedad desde un lugar diferente y con una concientización distinta, y que lleguen a la adultez sabiendo la importancia de la donación. Nosotros podemos vivenciar el efecto que esto genera en los chicos. Es una escalera, uno empieza de a poco bien de abajo y va subiendo y de repente el proyecto explota, los chicos están sumamente enganchados. Ellos se van dividiendo las tareas y cada uno tiene un propósito. Cuando se unifican todos esos propósitos el proyecto toma forma. Cada uno tiene un rol, una función. En un principio se proponen todos los grupos que pertenecen a la campaña, el armado de video, fotos, juegos, códigos QR para promocionar, ir a hablar a otras escuelas, ser multiplicadores dentro del colegio. Cada equipo se va encargando de una función que finalmente se van complementando y hoy podemos ver el resultado final. Da mucha satisfacción”.

El sentido de pertenencia al colegio se fusiona entre madres de alumnos y exalumnos quienes que cada uno por su parte señalaron, Ruth “La donación de sangre para mi significa una oportunidad de ayudar a otro. Uno no hace nada más que dar un pedacito de uno, que no tiene ningún costo y tiene un resultado totalmente positivo. Yo era mama del colegio, antes no se hacia esta campaña”, y Daniela madre  de 3 chicos en el colegio “En casa le trasmitimos a nuestros hijos la importancia de ser donante tanto de sangre, como de órganos, en cuanto a los chicos yo estoy convencida que se educa con el ejemplo, y esto es un ejemplo de ayudar, de ser solidario. Yo al venir acá les estoy mostrando que donar es lo que está bien. Ser solidario es el mayor legado que uno les puede dejar a los hijos.

El colegio tiene además otros proyectos solidarios. Tejeton, es un proyecto que invita a las familias a tejer cuadraditos de lana en invierno. Y después en un evento en el colegio, reunimos a todos los familiares, abuelos, tíos y hacemos mantas, que se donan a la organización “Un Minuto de Vos”.

Para el año que viene están tratando de contactarse con una asociación para donar cabello

URL: http://www.larayuelaweb.com.ar/?p=1926

Escrito por en nov 24 2017. Archivado bajo Destacados, Educación, Sociedad. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

120x600 ad code [Inner pages]
VISITAS