Villa Devoto: ferias de emprendedores artesanales, un espacio de la economía social

Comuna 11

Hay tres puntos  en el barrio de Devoto: a metros de la Basílica San Antonio de Padua, en la Plaza El Maestro y en la Plaza Ricchieri.

La Rayuela conversó con el responsable de Feria Artesanal de San Antonio de Padua, Pablo de Alzaa, quien es el jefe del grupo scout 254 San Antonio de Papua, “somos parte de Scouts Argentina, que es la organización que nuclea a todos los scouts del país, actualmente, en el grupo hay 130 chicos y 30 adultos, nos dedicamos a lo que es educación no formal, educación en valores de chicos entre 7 y 21 años. Nosotros organizamos una feria artesanal todos los años, en general se hacen 3 ferias, una en septiembre, una en noviembre y otra en diciembre”.

Mientras este cronista caminaba por la calle Pedro Morán, frente a la majestuosa basílica devotense sorteando a un numeroso público que visitó la feria armada entre los días 13 y 14 de diciembre, charlaba con el jefe de los scouts, “lo que se recauda con esas ferias se destina a diferentes acciones, en este caso, este año (2014) lo que se recauda de la feria va destinado al arreglo del techo de la sede del grupo scout y del salón parroquial, otros años se ha utilizado para abaratar los costos de campamentos de los chicos. Cada año se va definiendo para qué van a ser destinados esos fondos, y por otra parte, hacer una movida cultural por el barrio y darle la oportunidad a la gente que viene a vender sus artesanías, que tenga otra oportunidad laboral más. Es un proyecto que ya venimos haciendo desde hace muchos años y que cumple con muchos objetivos”.

A metros del lugar desde donde el periodista mantenía la charla, un puesto armado con una variedad de jabones de tocador y aromáticos que invitaba a los transeúntes a pararse y conversar con su titular, Carina, quien accedió a una breve conversación, “vendo un producto que es un jabón artesanal. Jabón de diseño es un producto que es tercera generación de jaboneros, es una empresa familiar donde empezó el abuelo, siguió el padre y ahora los nietos”. Con una gran sonrisa y enorme amabilidad pasó a repasar cada uno de los artículos para la venta, “es un producto muy lindo, tiene diseños tipo antiguos y más modernos, con colores, fragancias, que son realmente diferentes a los demás jabones, a la gente le gusta porque es bueno y tiene diseño, las dos cosas reúne, esas dos cualidades”.

Niños, con su vestimenta de scout, caminaban por la calle ofreciendo bebidas y ricas comidas a los feriantes y a los visitantes de la muestra ferial, “ya hace más de 10 años que se hace, la gente sabe que a fin de año siempre hay 3 ferias del grupo scout, la gente pregunta y se acerca”, dijo con entusiasmo el líder de los scouts que no paraba de dar indicaciones a los pibes y a los adolescentes que integran el grupo de la Basílica. Pablo, en relación a los artesanos de la feria, dijo que “hay mucha gente que viene de distintos lugares, hay un buen porcentaje de gente que viene porque ya es tradicional y hay gente que se va sumando cada vez; nosotros somos muy cuidadosos en evaluar a cada una de las personas que vengan a vender, que sean realmente artesanías, nos parece importante que se muestre un trabajo artesanal”.

Padres e hijos de recorrida por cada uno de los stands, con los artesanos mostrando sus artículos con un mate en la mano y las familias haciendo las cuentas, toda una postal de un fin de semana que movilizó a cientos de personas por la zona del tradicional templo religioso de San Antonio de Padua. Pablo de Alzaa, el responsable de los scouts con entusiasmo se refirió a la aceptación de los vecinos del barrio de la feria artesanal, “tenemos muy buena aceptación del barrio, mucha gente de la que pasa la tarde en la Plaza Arenales viene acá a la feria a pasar un rato, la verdad es que el barrio tiene una muy buena aceptación, viene mucha gente del barrio a recorrerla”.

La Feria de Emprendedores en Plaza El Maestro

Una verdadera multitud de visitantes recorrió la extensa muestra ferial armada en la Plaza El Maestro, sobre la avenida Francisco Beiró, a pocas cuadras del centro comercial de Lope de Vega,  el pasado lunes 29 de diciembre. Organizada por diferentes agrupaciones políticas que integran el Frente para la Victoria (FpV) en la Comuna 11, congregó a 100 emprendedores de artesanías y productos caseros, entre ellas, cooperativas de trabajadores de empresas recuperadas como una panificadora de Paso del Rey que sorprendió a visitantes y transeúntes con sus productos de pastelería y pan dulce casero, a precios sumamente accesibles, que causaron la delicia del público. Delfina Velázquez, comunera de la 11, repasó que “la Ciudad de Buenos Aires hoy no cuenta con demasiados espacios de desarrollo para los pequeños emprendedores, para las cooperativas. Hoy una cantidad de personas ha elegido la economía social como una forma de vida y de producción, los lugares que hay en la Ciudad para poder hacerlo son pocos y son caros, a veces no todos tienen la posibilidad de acceder”. Y acotó que “nosotros lo que estamos haciendo es poder brindar un espacio para que los emprendedores de nuestra comuna puedan participar, puedan vender, puedan mostrarnos lo que hacen, puedan acercarse al vecino ellos, que son vecinos del barrio”.

La Rayuela recorrió el amplio predio, muchas veces sorteando obstáculos ante el gentío que caminaba por los caminitos de la plaza tapizados de piedra rojiza, conversando con la comunera Velázquez, “la idea, como todo lo que hacemos es abrir, generar espacios para que los vecinos de la Comuna puedan desarrollarse en distintos puntos y lo que es hoy la economía social”.

Nos parece bueno el clima de convivencia en la feria, “me parece que estar en una plaza es también discutir el espacio público, lo que uno ve son situaciones muy esperanzadoras porque uno ve como el emprendedor que está en un lugar que capaz le da el sol y resulta que tiene ropa, es solidario con el emprendedor que tiene chocolate o algo comestible, entonces ahí cambian de lugar, esas cuestiones tienen que ver con lo que estamos haciendo todos cuando salimos a la calle en forma de agrupación política, en forma de centro cultural, todo lo que sea para reconstruir el tejido social y que claramente es política de Estado, es también reconstruir el tejido social”.

Con el marco de un clima espléndido, propicio para el paseo por la feria artesanal, el numeroso público que circulaba por todos los rincones de la Plaza El Maestro no paraba de comprar pan dulce como también diversos regalos para las fiestas, adornos para las casas. Delfina Velázquez, comunera del FpV, expresó a este cronista, “así como promovemos lo que es comprar en los comercios de nuestros barrios, que no se vaya todo al centro de la Ciudad de Buenos Aires, que eso genera un colapso importante, también poder comprar con los emprendedores del barrio es empezar a descentralizar la Ciudad, la verdad es que nuestros barrios son muy lindos, tienen mucha historia     -que también es muy importante poder conocerla- y hay mucha gente que vive en otros barrios que no son los del centro de la Ciudad”.

La Feria de la Plaza Ricchieri

En la soleada tarde del lunes 5 de enero, en vísperas de la celebración de Reyes, la Feria de Artesanías de la Plaza Ricchieri reunió a sus artesanos emprendedores para ofrecer el regalo de Reyes adecuado al gusto y al bolsillo de los visitantes. Haydeé Curello, la responsable del grupo de artesanos conversó con La Rayuela, “hace 13 años que estamos, la dirigimos junto a Gerardo Martínez, la verdad es que nos costó mucho pero seguimos subsistiendo, siempre nos hemos manejado correctamente, por eso los vecinos nos siguen apoyando; aparte, es una feria que apadrina a un colegio de sordomudos, la Escuela Bartolomé Ayrolo, lo venimos haciendo desde hace muchísimos años y la verdad es que tenemos el apoyo de la gente”.

Sentada en un banco, a metros de los puestos de la feria, Haydeé le contó a La Rayuela el secreto de la movida artesanal en la Plaza Ricchieri, “nosotros realmente nunca hicimos mucha propaganda, solo nos hace propaganda la gente -no es gente del barrio solamente-, viene gente de todos lados y nos sentimos muy felices porque lo disfruta la gente y los disfrutamos nosotros también”. Varias veces debió interrumpir la nota ante la consulta del público por productos exhibidos en los stands, “la feria está abierta justamente por vísperas de Reyes, nuestra feria es de sábado y domingo, los lunes que son feriados sí estamos, pero hoy realmente se dio justo la fecha que después del fin de semana podíamos abrir y como tenemos un jefe de comuna que realmente entiende, no tuvimos ningún problema en dejarnos abrir hoy, como tampoco tuvo problemas en las fiestas”.

Chicos con globos corrían de un lado para otro, madres paseaban con sus bebés en cómodos cochecitos y numerosos corredores de diferentes edades trotaban por el camino que bordea a la feria, pero Haydée Curello le hablaba a La Rayuela con la tranquilidad y satisfacción de quien se siente orgullosa del colectivo que dirige, “en la feria hay fuentes; arbolitos de la vida; hay una cajas de té impresionantes que trabaja una de las chicas (Patricia) -que es excelente-; cuadros; cromados que los hace un muchacho, herrería -todo lo trabajan ellos-; toallas decoradas; ropa de bebé; de todo. Realmente de todo…”.

Tras la venta de unas prendas a una pareja de gente mayor, la presidenta de la feria artesanal dejó su impresión sobre el significado y la importancia de las ferias de emprendedores artesanales, “que las apoyen porque muchos piensan que estar en una feria es de vagos y que no se quiere trabajar; sin embargo, la vida del feriante es muy dura. Lo digo por experiencia, porque pensaba de ese modo y realmente es muy dura”. Finalmente, con la paciencia y un hablar pausado que la caracteriza, Haydeé Curello cerró la conversación con la siguiente impresión, “hay que estar los días de frío, de mucho calor, preparar las cosas, a veces nos llueve y nos quedamos con todo, y esa semana se pone dura porque es el medio de vida de nosotros; acá muy pocos tienen otro trabajo, la mayoría vivimos de esto”.

La recorrida por tres espacios feriales instalados en la Comuna 11, en el barrio de Villa Devoto, dejó interesantes conclusiones. Tanto en la feria permanente de la Plaza Ricchieri, como en la itinerante organizada por el Frente para la Victoria (FpV) y la que tres veces al año se levanta al costado de la Basílica San Antonio de Padua por parte de su grupo de scouts, la voz de los artesanos emprendedores podría sintetizarse en el pensamiento que dio una señora de avanzada edad en su puesto de ropa para bebés, “a mí la feria me encanta, es lindo pertenecer al barrio y que la gente participe y que es lindo comprar productos artesanales, que tienen una impronta propia de cada persona”.

                                               Claudio Morales

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.