Entrevista a Carlos Eusebi, representante del Frente para la Victoria en la Junta Comunal 11 “Se siente una gran frustración”

A cuatro meses de haber asumido sus funciones la Junta Comunal 11, dialogamos con Carlos Eusebi, quien la integra (junto con Delfina Velázquez) en representación del Frente para la Victoria.

-¿Qué balance hace a poco de cumplirse cuatro meses de gestión de la Junta Comunal?

 

-A cuatro meses como miembro de la Junta Comunal, el balance es en general bastante pobre; pero no es ninguna sorpresa y lamentablemente corroborramos lo que pensábamos previamente, en el sentido de que el Gobierno de la Ciudad no hace absolutamente nada por transferir responsabilidades, fondos y competencias. En estas circunstancias lo que se siente es una gran frustración, y hoy por hoy casi siempre tienen protagonismo en las reuniones de Junta el reproche, el pedido de cosas que no se hicieron o la nota de repudio a determinadas cosas que se hicieron mal.

 

-¿De parte de quién surgen esas críticas?

 

-De parte de nuestro bloque del Frente de la Victoria, y particularmente de parte mía, hacia el presidente de la Junta; y he notado que ante esos reclamos algunos compañeros de Junta que son del partido del gobierno central [de la Ciudad] se quedan callados, porque también ellos se ven frustrados. De una manera u otra, todos los que integramos la Junta venimos del trabajo por los barrios, y tenemos puesta la camiseta de la descentralización; por eso, cuando uno se encuentra atado de pies y manos, sin patrimonio y estando de prestado, es natural que se sienta frustrado.

 

-¿Cómo es que están de prestado?

 

-El Gobierno de la Ciudad ha generado lo que se llama la UAC, que es la titular del Salón de Usos Múltiples de Villa del Parque, en el que ocupamos un lugarcito arriba, y donde ni siquiera disponemos de un espacio para poder charlar tranquilos. De hecho, este reportaje lo podríamos haber hecho tranquilamente allá si hubiera un sitio apropiado; y no por las cosas que se digan, sino porque si hay dos o tres juntistas a la vez, y uno está hablando por teléfono, otro entrevistándose con alguien, como nosotros en este momento, y el tercero dialogando con sus colaboradores, se produce un bullicio que interfiere en el desarrollo de las actividades, sin hablar de la privacidad. Tenemos una sola línea de teléfono fijo, que recordé que existía porque la había pedido yo para el servicio social zonal cuando fue a trabajar a ese lugar; siete computadoras constituyen el único patrimonio con que hoy cuenta la Comuna 11. Y hasta se da la paradoja de que ese inmueble es del Gobierno nacional, hay una cesión precaria hacia el Gobierno de la Ciudad que se hizo cuando yo era director general del CGP. Mientras tanto, el Gobierno de la Ciudad renovó el alquiler del edificio de [la avenida Francisco] Beiró, donde está funcionando la UAC –porque ya no es más CGP- y paga fortunas por el de un edificio vacío que está enfrente.

 

-¿Qué son las UAC?

 

-Son las Unidades de Atención Ciudadana, y yo entiendo su funcionamiento porque todas las áreas descentralizadas, como Rentas o Registro Civil, tenían que seguir funcionando; pero políticamente se las está usando para cercenar la acción de las comunas porque, por ejemplo, los lugares de residencia que hoy tienen todas ellas pertenecen a las UAC, es decir que no tienen sede propia. El punto clave es que hay una línea divisoria muy clara: la UAC es una dependencia del Gobierno de la Ciudad y la Comuna es un ente independiente,  por eso tendríamos que tener independencia presupuestaria, que tampoco tenemos. Sí tenemos un presupuesto que la Legislatura nos asignó a cada comunero para una determinada cantidad de asesores, y yo siempre le digo en las reuniones de Junta al jefe comunal que con esa plata podemos armar cinco cuadrillas y salir a dar respuesta a la gente en la calle, para que empiece a ver algo en que la Comuna realmente la beneficia.

 

-¿Existen otras causas de frustración?

 

-A cuatro meses de la asunción, la Comuna no tiene todavía mesa de entradas, o sea que si mañana cualquiera quiere traer algún proyecto no le podemos dar entrada; otro tema es que   la resolución del reglamento de funcionamiento de la Junta Comunal no está publicitada en ningún lado, porque todavía no está instalado el mecanismo para que nuestras resoluciones salgan en el boletín oficial; son cosas que dan la pauta de que el gobierno de [Mauricio] Macri no tiene la intención de que la Comuna funcione. Otro terreno de frustración es el mantenimiento del espacio público, que es justamente una de las competencias explícitas que marca la Ley de Comunas, y hoy por hoy tendríamos que estar haciéndonos cargo de las veredas, las raíces, el bacheo y las luminarias. Supuestamente, el jefe de Gobierno y la Subsecretaría [de Atención Ciudadana] a cargo de [Eduardo] Macchiavelli trabajaron mucho tiempo en preparar la transición, para que en el momento en que nosotros asumiéramos tuviéramos todos esos elementos a disposición; pero evidentemente trabajaron mal o no trabajaron, porque esas competencias no las tenemos, y no tenemos ni siquiera un decreto firmado por el ministro [de Ambiente y Espacio Público, Diego] Santilli, donde diga cómo va a ser el traspaso de esas funciones. Lo único que hay es una fotocopia que nos entregó el jefe comunal hace como dos meses, donde habla del traspaso gradual de esas competencias, que terminaría en 2013; pero es sólo una fotocopia, con lo cual si mañana no la cumplen, o cambian los plazos, no tienen que rendirle cuentas a nadie porque no hay nada firmado.

 

-¿Y cómo es la relación personal con los otros miembros de la Junta?

 

-A nivel personal trabajamos bien, porque nos conocemos desde hace años: la única que no conocía es Paula Resels, que es una persona muy afable y con mucha predisposición al trabajo. Lo que pasa es que, según creo, el presidente de la Junta Comunal parece más preocupado por ser consecuente con el partido de gobierno al que pertenece que por trabajar en conjunto y aceitadamente con la Junta, y entonces se producen algunos chispazos. Para poner un ejemplo, cuando cualquier funcionario del gobierno central viene a la Comuna en carácter oficial, creo que todos, seamos o no del partido del gobierno, tenemos que estar informados, después decidiremos si vamos o no; y obviamente tiene que estar avisado el juntista del área de gestión correspondiente. En la reunión de Junta del miércoles 28 [de marzo último] yo propuse empezar a hacer reuniones con las distintas áreas de gobierno, como los supervisores de los distritos escolares y los directores de los hospitales que tienen área programática en la Comuna; y dije que era indispensable que estuviéramos presentes los siete, y fundamentalmente el presidente. Y ese mismo día, a la tarde, el jefe comunal recibió en la escuela Tobar García al director de Infraestructura Escolar y ni siquiera le avisó a la titular del Área de Educación, que es Delfina Velázquez.

 

-¿Y en cuanto a los logros?

 

-En lo que a mí hace, soy titular del Área de Gestión y Participación Vecinal, y en ese sentido no me siento tan mal porque ya estamos llevando adelante el Consejo Consultivo. Pude asistir al inicio de la primera reunión para tratar el reglamento, y me siento realmente orgulloso de los vecinos porque vi como, de una manera madura, eligieron un coordinador de esa asamblea y llevaron adelante la comisión. Tengo muchas esperanzas en el funcionamiento del Consejo Consultivo, y no me canso de repetirlo: cuando en las elecciones comunales me preguntaban cuáles eran mis proyectos, siempre dije que el proyecto fundamental era que funcionara el Consejo Consultivo, y que fuera un generador de proyectos infinitos, porque los vecinos son los únicos que saben a ciencia cierta cuáles son las necesidades y las demandas de cada barrio. Ese es el desafío que tengo, y espero poder cumplirlo; por eso es que a nivel personal debo decir que no me siento tan frustrado como en el panorama general que planteé recién, porque seguramente tendremos un Consejo Consultivo de primera.

 

 

-¿De qué otros logros puede hablar?

 

-Seguimos trabajando con el tema del cambio de la línea 114.

El primer proyecto que presentó la Junta Comunal como tal fue justamente una iniciativa del bloque del Frente para la Victoria para generar un ramal de esa línea que, en el caso de que venga de la zona del autódromo, cuando llegue a la calle Lascano, por Sanabria, se desvíe hacia la zona de Villa del Parque, pase por Campana, llegue hasta Beiró y por Beiró vuelva hacia la zona de Devoto y retome su ruta hacia Belgrano. De la misma manera, cuando venga de Belgrano, que de Devoto venga para la zona de Villa del Parque, cruce por Cuenca, tome Jonte y vuelva a tomar Segurola y siga su ruta hacia la zona sur. Ese desvío está muy pedido por los vecinos, lo presentamos en la CNRT [Comisión Nacional de Regulación del Transporte]; lo que pasa es que se atrasó todo el tema porque cambió el secretario de Transporte, y hay que tratar de vuelta el tema con el funcionario competente. Ahora estamos también con el tema de la audiencia pública que se viene por el paso bajo nivel del ferrocarril San Martín con la avenida Beiró, lo que uniría e integraría dos barrios como Devoto y Villa del Parque.

 

-¿Cuándo se va a realizar esa audiencia?

 

-La inscripción es en abril, y creo que la audiencia pública está fijada para el 7 de mayo, en el Centro Cultural Villa Devoto, de Nueva York y Mercedes. Me parece que esta obra es un logro importantísimo para estos dos barrios de la Comuna 11, porque no hace ni más ni menos que eliminar esa barrera donde hoy hay que estar veinte minutos esperando para pasar, y así quedarían los dos barrios enteramente integrados. Evidentemente, el bloque del Frente para la Victoria en la Junta está a favor de esta obra, y estamos a full con eso. En cambio, siempre dije que estaba en contra del túnel de la avenida Mosconi, porque en el momento en que se plasmó ese proyecto yo era director del CGP y estuve hablando con el director de Tránsito, que era Guillermo Yampolsky, quien me dijo “Carlos, no tengo absolutamente nada que ver con el tema, no estoy ni enterado del túnel de Mosconi”. Entonces me pregunté por qué se estaba haciendo eso acá, cuando los vecinos estaban todos en contra y no había demanda, ni estudio hecho, ni nada, y como director del CGP me expresé en contra. Después vino el macrismo, prosiguió la obra y la terminó; hoy mucha gente viene y me dice “viste qué lindo que quedó” y le digo “puede haber quedado muy lindo, pero me paro ahí y saco la cuenta de la cantidad de autos que pasan, y la verdad es que semejante cantidad de plata que se gastó para tener un caudal insignificante de vehículos, te demuestra que es una obra innecesaria”. Pero siempre dije que estaba en contra de esa obra en particular, y no de construir túneles bajo las vías del ferrocarril.

 

-¿Y qué opinión tiene de los denominados “sapitos”?

 

-Ese es un logro muy grande de los vecinos; muchos de ellos, como el arquitecto Roberto Larreguy y el ingeniero Luis Dolcetti, estuvieron trabajando muy fuertemente en las audiencias públicas, y en sus nombres quiero reconocer a todos los vecinos que participaron. Creo que hoy esas obras están quedando de lado, y se están plasmando las que realmente tienen sentido, como esta que acabo de nombrar, otra que si bien no es de nuestra comuna va a viabilizar una avenida como Beiró, en su cruce con las vías del ferrocarril Urquiza, en Comunicaciones,

y también el bajo nivel de vías del Urquiza y la avenida San Martín. Estas tres obras están supliendo a los “sapitos” y me parece que ahí la lógica primó sobre lo ilógico, que eran justamente esos “sapitos” en calles que no tenían sentido; en eso tuvo mucho que ver, como dije, la participación vecinal que cuando se da fuertemente, como en estos casos, hace que se obtengan logros.

 

-¿Dispone de alguna información sobre el traslado de la cárcel de Devoto?

 

-En una reunión que mantuve con la subsecretaria de Infraestructura Penitenciaria de la Nación, Lía María, me dijo que todo está siguiendo su curso. Para una obra como la de la cárcel de Mercedes, que se tiene que hacer para darle cabida a toda la población de la cárcel de Devoto, el proceso licitatorio consta de dos instancias: la primera fue la apertura de un sobre con los antecedentes de las empresas, ahora estamos a la espera de la apertura de un segundo sobre con los proyectos en sí, para ver qué empresa es la adjudicataria, y ya arrancaría la obra de la penitenciaría de Mercedes. Este es también un compromiso que ha asumido la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y yo creo que en dos o tres años vamos a tener la posibilidad del primer traslado de presos, lo que va a ser un paso bastante importante para el traslado de la cárcel toda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.