Vecinos de la Comuna 11 participaron en la protesta de asambleas contra el Código Urbanístico

La manifestación se desarrolló en Cabildo y Juramento con la presencia de distintas agrupaciones territoriales porteñas que rechazan la política de planificación urbana del Gobierno porteño. “Villa Devoto se conoce como el jardín de Buenos Aires y lo que menos están haciendo es fomentar eso”, expresaron en diálogo con este medio.

 

Decenas de vecinos que representan a asambleas territoriales porteñas realizaron el viernes 8 de abril al atardecer un “semaforazo” en la esquina de Cabildo y Juramento, en el barrio de Belgrano, en contra de los Códigos Urbanístico y de Edificación, ambos reformados en 2018. En general rechazan la política de planeamiento urbano del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires al afirmar que fomenta la especulación inmobiliaria por sobre la calidad de vida y el acceso a la vivienda digna.

Ante cada luz roja de semáforo, los vecinos lucían banderas contra los Códigos y entonaban distintos cantos al compás de las cacerolas. “Parques sí, torres no”, fue uno de los más escuchados.

Entre las asambleas ciudadanas presentes había miembros de Conciencia Urbana Comuna 11 (Villa Devoto, Villa del Parque, Villa Santa Rita, Villa General Mitre).

Es un colectivo vecinal de reciente aparición que se ha sumado a luchas más longevas en otros barrios como Núñez (Vecinos Unidos de Núñez), Saavedra (Vecinos x Saavedra), La Paternal (No a las Torres en Parque La Isla), entre otras agrupaciones.

En diálogo con este medio, vecinos de Conciencia Urbana manifestaron: “No está nada claro qué va a pasar en la Comuna 11, sobre todo por el tema del Distrito del Vino, eso nos tiene preocupados por los alcances que pueda llegar a tener”.

Se refiere a un territorio creado por la Ley porteña N° 6.447 sancionada en 2021 que abarca Villa Devoto y parte de Villa del Parque y La Paternal. “La presente ley tiene por objeto promover el desarrollo económico de un área geográfica de la Ciudad mediante el otorgamiento de beneficios impositivos a quienes realicen inversiones destinadas al desarrollo de espacios para llevar adelante actividades relacionadas al campo de la industria vitivinícola”, expresa su primer artículo.

El Distrito está comprendido dentro del área comprendida por las calles 12 de octubre, Espinosa, Biarritz, Avenida San Martín, Carlos Antonio López, Avenida General Paz, Cervantes, Tinogasta, Emilio Lamarca, Ricardo Gutiérrez, Alfredo R. Bufano y Terrero, en ambas aceras.

“Son sujetos beneficiarios de las políticas de fomento previstas por la presente Ley, las personas humanas, las personas jurídicas y uniones transitorias de empresas que realicen desarrollos de espacios dentro del Distrito los cuales sean destinados exclusivamente a la realización de actividades relacionadas a la industria vitivinícola, siendo de: Distribución de vinos; Bodegas, vinotecas y cavas; Museos y exposiciones relacionadas al vino; Centros de enseñanza, formación y capacitación sobre el vino; Administración de empresas vitivinícolas; Comercialización mayorista y minorista de vino”, expresa el tercer artículo.

Esta propuesta es similar a otras iniciativas anteriores como el Distrito Tecnológico de Parque Patricios y Boedo o el de las Artes de La Boca y Barracas.

El resultado de estas experiencias es dispar, según la óptica con la que se aborde. Para muchos refutadores de los mismos implicó la mudanza de empresas a otros barrios para pagar menos impuestos, pero no necesariamente fomentó la creación de nuevos puestos laborales. Además, muchos señalan que contribuyó a gentrificar zonas históricamente residenciales.

En cambio, en el GBCBA dicen que han sido un éxito, por eso han promovido nuevos distritos. Al cierre de esta edición querían crear el Distrito de Integración Productiva e Impulso al Trabajo en Barrios Populares que atraviesan un proceso de Integración Socio Urbana como el Barrio 31 de Retiro (Ley porteña N° 6.129) o el Barrio Rodrigo Bueno de Costanera Sur (Ley porteña N° 5.798).

“Nosotros en Conciencia Urbana nos empezamos a reunir ante lo del Distrito del Vino. Pensaron en un lugar más turístico con respecto al vino, pero nadie en el Consejo Consultivo de la Comuna 11 (asamblea de vecinos y fuerzas vivas legitimada por la Ley Orgánica de Comunas N° 1.777) se enteró de forma previa, lo hicieron con una Ley que en los barrios no fue divulgada para que se enteraran los vecinos”, repasaron.

“La Comuna empezó a apoyar algo que los vecinos no estaban al tanto ni que habían debatido. Ahora que nos enteramos y queremos hacer cosas para que el consenso sea real no les importa».  lamentaron.

“Eso impacta en la vida de todos los comerciantes y vecinos. Más allá de que el Distrito del Vino pueda atraer turismo, el barrio no quiere eso porque pierde su esencia. Ya hay comercios, no es que no existen”, resaltaron.

Los vecinos también deben saber que el Consejo Consultivo no es vinculante en cuanto a las decisiones o leyes que la Legislatura lleve adelante, solo es un órgano de consulta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.