Día de la Memoria: colocaron una placa en homenaje a Mario Abel Amaya en la Plazoleta Salvador Mazza

Día de la Memoria

El espacio público de Villa Devoto se ubica en Pedro Lozano y Bermúdez. Fue impulsado por la Comuna 11.

En la víspera del Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, la Comuna 11 de Buenos Aires (Villa Devoto, Villa del Parque, Villa General Mitre, Villa Santa Rita) fijó este miércoles 23 de marzo en horas de la mañana una placa en recuerdo del abogado Mario Abel Amaya en la Plazoleta Salvador Mazza, ubicada en Pedro Lozano y Bermúdez, en Villa Devoto.

«En homenaje a Mario Abel Amaya. Diputado nacional de la UCR (Unión Cívica Radical) asesinado el 19 de octubre de 1976. Y con él, a todos los torturados, desaparecidos y asesinados por la dictadura militar en la cárcel de Devoto. 24 de marzo 2022. Comuna 11», lleva tallado el mármol colocado en uno de los canteros del espacio público local, al lado de las postas aeróbicas. En el extremo inferior izquierdo está impreso en color negro el logo de la Comuna 11.

Durante el acto estuvieron presentes vecinos, referentes de la Comuna 11 y de la UCR territorial. Entre aplausos, se descubrió la flamante insignia y luego hubo una foto colectiva entre los asistentes.

En la víspera del Día de la Memoria que recuerda el inicio de la última dictadura militar en Argentina extendida entre 1976 y 1983, desde el radicalismo de la Comuna 11 se expresó previo a esta actividad: “Somos los que terminamos con la dictadura. Somos el Nunca Más”.

Asimismo, la presidenta de la UCR de la Capital Federal, Mariela Coletta, presente en el acto, expuso: “A 46 años de su secuestro y asesinato, participé junto a vecinos y referentes de Villa Devoto del homenaje a quien fue diputado de la UCR, abogado y gran defensor de derechos humanos, Mario Abel Amaya”.

Nacido en Chubut el 3 de agosto de 1935, Amaya empezó a ejercer como letrado al comienzo de la década del 50 especializándose en sindicalismo y relaciones laborales. También militó en el radicalismo y el reformismo.

En 1972, un grupo de militantes del ERP, de las FAR y Montoneros se fugó del Penal de Rawson. En el aeropuerto, pidieron la presencia de Amaya y Hipólito Solari Yrigoyen, en calidad de abogados de presos políticos. Pese a todo, días después 16 de ellos fueron fusilados por los militares en lo que se conoce como la Masacre de Trelew.

Luego, Amaya continuó con su labor de abogado, orientado a sindicalismo y derechos humanos. De hecho, en 1973 fue electo diputado nacional por la provincia de Chubut, a través de la UCR.

Ya iniciada la dictadura militar, el 17 de agosto de 1976, Amaya fue secuestrado de su domicilio en Trelew, a la par de su colega Solari Yrigoyen. Fueron trasladados al centro clandestino de detención “La Escuelita” de Bahía Blanca.

Por la presión internacional para exigir su aparición con vida, fueron liberados el 31 de agosto en Viedma. No obstante, fueron detenidos y luego llevados a penales de Bahía Blanca y Rawson.

Amaya era asmático y durante su tiempo en prisión no le suministraron la medicación necesaria. Su estado de salud empeoró tanto que las autoridades militares lo trasladaron a Villa Devoto, en Capital Federal, donde murió a los 41 años.

La dictadura no permitió que Amaya sea velado en la Casa Radical del centro porteño, así que sus restos fueron trasladados directamente a Trelew.

El de la Comuna 11 no es el único espacio público porteño que recuerda a Amaya. De hecho, en Boedo hay una plaza que lleva su nombre, en Constitución y Boedo, en inmediaciones de la Autopista 25 de Mayo.

En 2013 la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó un proyecto de Resolución para fijar una placa en su homenaje. Del mismo modo, tres años más tarde el Grupo Artístico de Boedo Roberto Arlt -con apoyo del Instituto de Derechos Humanos Mario Abel Amaya- pintó un mural con el rostro del abogado radical, ahora homenajeado también en Villa Devoto.

Juan Castro

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.