PAMI abrió un vacunatorio contra el coronavirus en Villa Devoto

Tercera Edad

El organismo se sumó a la campaña de vacunación porteña esta semana y una de sus sedes está en tierras devotenses.

Villa Devoto tiene una sede de vacunación contra el coronavirus. Esta semana, se oficializó que el PAMI se sumó a la campaña en la Ciudad de Buenos Aires, en un intento de acelerar la inoculación en las personas mayores, luego de cruces entre el Gobierno de la Ciudad y la Nación acerca de cómo estaba vacunando el distrito capitalino.

La gran novedad fue que una de las sedes elegidas por PAMI para vacunar en Buenos Aires está en Villa Devoto. Se trata de la “Agencia 3” de PAMI, localizada en Francisco Beiró 3572, esquina Emilio Lamarca. El lugar está a solo 12 cuadras de la sede del Club Racing de Villa del Parque, otro de los vacunatorios porteños.

La intención es que 400 personas por día reciban la vacuna contra el coronavirus en la agencia mencionada, en el horario de 9 a 18 de lunes a viernes. Debido a los protocolos vigentes, se otorgan turnos de manera espaciada para evitar aglomeraciones.

Desde que el presidente Alberto Fernández dispuso que PAMI se sume a la campaña porteña, el organismo decidió que sean las residencias de Larga Estadía las que se conviertan en vacunatorios, y por ello una de las elegidas fue la de Francisco Beiró. A su vez, dos anexos del Hospital César Milstein, situados en Parque Chacabuco y San Cristóbal, fueron otros de los designados.

En la forma de inscripción, no hay diferencias a cómo venía presentándose el proceso. Las personas mayores de 70 años deben seguir inscribiéndose en los canales del Gobierno porteño dispuestos para ello, y automáticamente, algunos son dirigidos hacia los vacunatorios de PAMI. El cambio está en que el organismo cuenta con vacunas dirigidas directamente por el Ministerio de Salud nacional y no aguarda porque sean giradas desde la Ciudad. En Provincia de Buenos Aires, PAMI tiene ya una treintena de vacunatorios abiertos.

La denuncia de PAMI sobre irregularidades

A mitad de la última semana, la titular del PAMI, Luana Volnovich, hizo pública una denuncia de acopio de vacunas en heladeras a cargo del Gobierno porteño, que debían ser destinadas a los vacunatorios del organismo recientemente inaugurados. La dirigente se acercó a uno de estos espacios, que se encontraba vacío, a pesar de la existencia de dosis disponibles para ellos.

“Para entender lo que pasaba nos pusimos a llamar a las personas que tenían «turno asignado». ¿El resultado? No salgo de mi asombro: – personas que nunca se habían inscripto – personas fallecidas – personas que no sabían que tenían turno asignado – personas ya vacunadas”, acusó Volnovich. “¿Por qué hay personas mayores que esperan hace dos meses y otros se vacunan en 48 hs? y ¿Por qué no asignan más turnos a los vacunatorios de PAMI?”, se preguntó asimismo.

Desde el Gobierno porteño se defendieron indicando que había sido el organismo quien entregó una base de datos “desactualizada”, que “dificultó el proceso de asignación de las citas” en los centros de vacunación. Al respecto se efectuó una denuncia por parte del fiscal en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la ciudad de Buenos Aires, Maximiliano Vence.

La vacunación de personas de la Tercera Edad en la Ciudad

Desde que comenzó la campaña de vacunación, la organización de los vacunatorios para personas de la Tercera Edad en la Ciudad, consideradas grupos de riesgo de esta enfermedad, generó críticas.

Teresa Ragni, Consejera Titular para la Tercera Edad del Partido Justicialista porteño, asegura que las políticas del Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta “son precarias” hacia este sector de la población.

La dirigente hizo referencia, en diálogo con este periódico, a los desbordes que se registraron durante febrero y marzo en las primeras jornadas en las que se habilitaron los centros de vacunación en el Luna Park y el estadio de San Lorenzo, en Bajo Flores. “Fue un desborde premeditado. Convocaron a 800 personas sin contar con la logística necesaria”, sentenció.

“Quien convive con adultos mayores o conoce las costumbres de los jubilados sabe que ellos son tempraneros, que necesitan comodidades a la hora de hacer la fila, de contar con un baño cerca. Que siendo mayores de 80 años o con problemas de movilidad necesitan ir acompañados. Y los hicieron cruzarse toda la Ciudad, se rompieron todos los protocolos, fue lamentable”, manifestó.

De acuerdo al punto de vista de Ragni, esto, sumado a la “nula preocupación por los jubilados en situación de calle, o la falta de atención que reciben las personas mayores en los hospitales públicos porteños”, muestran que hay un “incumplimiento del fundamento del Capítulo Duodécimo, del Artículo 41 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires”. El mismo reza: “La Ciudad garantiza a las personas mayores la igualdad de oportunidades y trato y el pleno goce de sus derechos. Vela por su protección y por su integración económica y sociocultural, y promueve la potencialidad de sus habilidades y experiencias”, prometiendo atender “sus necesidades específicas”.

Mateo Lazcano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.