Desventajas de no dormir lo necesario

Hoy se celebra el Día Mundial del Sueño con el lema ‘Sueño saludable, envejecimiento saludable’. Junto con el ejercicio físico, una alimentación equilibrada y el bienestar emocional, los expertos consideran el sueño como de los pilares de la salud.

No dormir adecuadamente puede conllevar a que surjan complicaciones endocrinas, metabólicas, psicológicas, inmunológicas y psicomotoras. Además, cada vez más se considera el mal sueño como un desencadenante o riesgo para determinados trastornos neurológicos, como el ictus, el Parkinson, la enfermedad de Alzheimer o diversas patologías neuromusculares. En definitiva, no dormir adecuadamente es un problema de salud.

El sueño tiene una función muy importante de restauración de la energía gastada. No haber dormido adecuadamente (tanto en cantidad como en calidad) afecta al cerebro de la misma forma que el consumo de alcohol y puede tener consecuencias muy graves. El riesgo de sufrir un accidente de tráfico es siete veces superior para quien padece apnea y, a largo plazo produce un deterioro de la salud, sobre todo en lo que se refiere a hipertensión arterial, enfermedades neurológicas, inmunológicas o accidentes cerebro-vasculares.

Así, los beneficios de dormir bien son múltiples: incrementa la creatividad, mejora la memoria, ayuda a perder peso, fortalece el sistema inmunológico, protege el corazón, combate la depresión, recarga energía y favorece el rendimiento laboral.

Para evitar los trastornos de sueño, los malos hábitos y conseguir un sueño de buena calidad en adultos que mejore el bienestar general, la World Sleep Society (WASM) propone 10 mandamientos:

1. Establecer un horario regular de sueño.

2. Si existe el hábito de dormir siesta, evitar que exceda de 45 minutos.

3. Evitar la ingesta excesiva de alcohol al menos cuatro horas antes de acostarse y no fumar.

4. Evitar el consumo de cafeína, té, chocolate o bebidas energéticas al menos seis horas antes de dormir.

5. Evitar las comidas pesadas o picantes al menos cuatro horas antes de dormir. Es recomendable hacer una comida ligera antes de acostarse.

6. Hacer ejercicio regularmente, pero no inmediatamente antes de acostarse.

7. Utilizar ropa de cama cómoda y agradable.

8. Encontrar un nivel de temperatura agradable y mantener la habitación bien ventilada.

9. Eliminar todo el ruido que pueda causar distracción y eliminar la luminosidad de la habitación al máximo durante la noche.

10. Reservar el dormitorio para dormir. Evitar utilizarlo para trabajar y para actividades lúdicas en general (como ver la TV).

 

URL: http://www.larayuelaweb.com.ar/?p=2463

Escrito por en mar 15 2019. Archivado bajo Destacados, Salud. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

120x600 ad code [Inner pages]
VISITAS