Entre lodazales y reclamos…

La Asociacion de Fomento Devoto Oeste que organizó al igual que otras asociaciones visitas de funcionarios gracias a la ágil pluma de su secretario resultan hoy sumamente interesantes y amenas de leer. .

En la memoria presentada a la  Asamblea General de junio de 1925 esa Asociación afirmaba que el avance de la zona era debida fundamentalmente al fraccionamiento regular de la tierra por los remates de las grandes fracciones que se hacían con «halagüeña continuidad» y daba como ejemplo la de Raffo y Villamayor que «en menos de un año ha cambiado la imagen con sus calles abiertas y  sus construcciones, lejos de la inmensa parcela de tierra sembrada de alfalfa.» Agregando mejoras que se la Asociación se atribuía haber conseguido como el alumbrado, que aun era alcohol y no eléctrico,  aguas corrientes, alcantarillas, pasos de piedra, puentes, cunetas, etc. Allí se planteaba la próxima visita de los concejales Faggiolli y Gallo que se efectuaría con la presencia solo del primero el domingo 26 de julio. Federico Taylor,  José Messutti y algunos otros miembros formaban la comisión de recepción.

La comisión recibía a las 10 de la mañana al Concejal en la estación Devoto iniciándose la visita en dos carruajes, contratados por la asociación y el automóvil de la comuna facilitado por el concejal.  Federico Taylor, por sus funciones de ejecutivo del F.C. Pacífico acompañaría al concejal en su vehículo. La previsión de tanto medio de movilización resultó inicialmente superflua ya que el trayecto previsto debió realizarse a pié por estar intransitable Ricardo Gutiérrez a lo largo del Tiro a Segno (calle aun sin clara apertura). Debieron seguir a pie por el lado opuesto, norte de las vías «por una calle pública de 0,60 m de ancho» (senda de carbonilla que utilizaban desde antiguo los socios del Villa Devoto Lawn Tennis Club desde Nueva York a Benito Juárez, y que continuaba hasta el camino de Circunvalación o avenida General Paz. Llegados a esta última se maravillaron del trabajo de unos quinteros que arado en mano roturaban la tierra de la descampada avenida. Ya para ese momento el concejal estaba convencido de la necesidad de la expropiación de los terrenos para la ejecución de esa avenida y que el Tiro «debía desaparecer de la villa».

Atravesaron las vías del Pacífico por detrás del club de Tiro, donde no había aun  barrera ni cruce que facilitara el paso y aun pesar de su filiación radical, ubicado en oposición al gobierno anti-personalista, despotrica sobre la incapacidad de la comuna para suprimir tantas aberraciones que existen dentro de la ciudad.  Se continúa el recorrido a pie por Lasta hasta Tres Cruces (Beiró). Allí aparecen los carruajes, no el automóvil, que los llevaban por Beiró hasta Bermúdez y por esta hasta Pedro Lozano donde doblan a Lope de Vega y siguen esta hasta Pedro Varela. Dice el acta que junto a los problemas del Tiro a Segno pudo comprobarse el estado de abandono que se tiene sumida a los suburbios  de  la  Ciudad de Buenos  Aires. Las calles que recorren estaban     intransitables y fue necesario que los carruajes pararan cada cuadra para que bajaran los pasajeros y caminaran por las veredas mientras éstos cruzaban los pantanos, con aguas verdes y en descomposición, para después volver a cargarlos. «Las calles no muestra abovedamiento ni presencia de cuadrillas municipales de mantenimiento». En Varela doblaban por Bermúdez y que debido al mal estado, se continuó a pie hasta Nacional (del Carril), Allí pudieron apreciar las dificultades que arrastraban maestras y alumnos para llegar a clase. (La Nº 19 en ese momento sobre Lastra en las proximidades de la General Paz).

Siguieron luego hasta Quevedo, por ella a Navarro y desde allí a Desaguadero donde estaba la secretaría provisoria de la Asociación. Invitándose al concejal y su comitiva a pasar a la casa del presidente donde se había preparado un lunch. El presidente brindaba esperando que el concejal lleve al seno del CD las preocupaciones pero sobre todo al de su bloque entregándole un petitorio. (1)

Sabiendo que la visita finalmente no fue fructífera el resumen económico agranda lo costoso que resultaban para los miembros directivos de las Asociaciones.  Se habían abonado $16 por el alquiler de los carruajes utilizados en la gira y el lunch para el que Taylor había donado 4 botellas de vino había costado $ 6,50 lo que se prorrateó entre los miembros de la comisión.

Seis meses después la recorrida es con un Sr Miles encargado del mantenimiento en la zona.  Iniciada desde la secretaría, tomaron por Beiró (Tres Cruces) a  Quevedo y por ella a Varela.  De allí hasta un  pasaje aun sin nombre donde tomaron hasta Simbrón y por ella a Bermúdez.   De allí a Tinogasta llegándose por esta al pasaje Villa Real recorriéndose este en toda su extensión hasta la calle Baigorria.  Continuar por allí a Bermúdez y volvieron por esta a J.P. Varela.  Por Varela a Calderón y por ella a Lista entrando por allí a Cervantes, siguiéndose a Desaguadero desde donde se volvió a la secretaría. El largo recorrido permitió que le mostraran “el estado de abandono en que se tenía a los barrios suburbanos” y les además expresaron su protesta por falta de consideración de la autoridad Comunal.  “Miler antiguo y meritorio empleado de la Intendencia reconoció la justicia de los reclamos y que él por su parte había siempre colaborado con los vecinos de acuerdo a los pedidos de la A. de Fomento. Dijo que eran efectivas las A.F. ya que sino se llenarían de expedientes si todos los vecinos actuaran por su cuenta. Aquí el lunch permitió la entrega de un reloj que el acta aclara: “este inicialmente se negó a recibirlo, ya que había cumplido con su deber”. Aceptado al fin, “el presidente afirmó que el pequeño obsequio no comprometía en modo alguno el libre albedrío del funcionario correcto que había sido Miles.”

 

(1) Básicamente se solicitaba, el cierre del funcionamiento del Tiro el que se consideraba «una rémora para nuestra zona». Abrir una barrera en Gral. Paz y Vías del Pacífico. Apertura de la Avenida de Circunvalación de Lastra a América.

 

Edgardo Tosi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.