Comisarios ¡los de antes!

A pesar que la historia de la policía dentro del ámbito barrial resulta ardua y difícil de recorrer dado que la comisaría 45º no dispone de archivos anteriores a 1980 y que el de la Policía Federal, donde se encontraría la información del accionar de las comisarías, presenta dificultades de operación para su consulta, nos hemos manejado por artículos periodísticos contemporáneos, recuerdos de vecinos y actas de clubes y sociedades de fomento. Allí  aparecen sucesos y funcionarios coincidentes entre si, pero que, como sucediera con el primer centro policial no son iguales, en su mayor parte, de la poca información oficial de la fuerza. Información contenida en una placa ubicada en la entrada de la misma comisaría con hipotéticos comisarios desde 1921 hasta 1962.

Igualmente creímos interesante bosquejar la presencia de dos hombres, que sin una actividad policial específica, sobre todo en el primero, desde 1918 hasta 1926 fueron los comisarios de Villa Devoto con beneplácito del vecindario.

Fue recién para 1898, cuando Villa Devoto comenzaba a constituir un modesto conglomerado poblacional, que contó con un destacamento policial. Ubicado frente a la hoy plazoleta Facio, dependía de la comisaría 30º de Villa de las Catalinas.

Fue ésta la primera fuerza real, a pesar que historiadores de la especialidad consignaran para 1888, asociados a una errónea fecha fundacional del barrio, la instalación de una en el camino a San Martín, en medio del campo de los Altube.

En 1907, transformada en comisaría 37º el destacamento se trasladaba, ahora si, sobre la Avda. San Martín, a una de las propiedades que Egiziano Giglioli contaba sobre la calle Pareja en la manzana de San Martín, del Carril (Nacional) y Campana, vecina a la que luego sería escuela de Panamá. Entre 1914 y 1915 fue nuevamente trasladada a la calle José Cubas, su actual domicilio, donde desde 1921, debido a una amplia reestructuración de la Policía de la Capital, pasó a ser seccional 45º y ya desde medidos de los ’40 como Policía Federal Argentina.

Comandó aquel primer destacamento, según recuerdos hilvanados a lo largo de memorias publicadas en 1938, un antiguo oficial de apellido Linares, a quien reemplazaba en los primeros años del siglo el oficial Federico Livy. (1) Rodolfo Almanza lo suplantaba a fines de 1906, (2)  continuando ya como subcomisario, al comando de la 37º, desde el 1 de abril hasta finales de aquel 1907.  El 30 de diciembre ingresaba el subcomisario José Ruiz hasta el 13 de junio de 1910. En ese momento fue nombrado nuevamente el ya subcomisario Federico Livy. El respaldo vecinal a éste logró su continuidad luego del 8 de junio de 1915, cuando se programaba su trasladado, hasta ser reemplazado por Fenelón Costa vecino del barrio por muchos años.

Fenelón Costa, que no tuvo instrucción policial, vivió en Villa Devoto en la calle Lacar, hoy Cantilo, 4231, frente a la capilla Anglicana, desde antes de 1918, cuando creemos ya que era comisario de la 37º. (3)

En la guía telefónica de la Villa de ese año figuraba con el teléfono Nº 1, habiendo renunciado el 9 de mayo del año anterior a la secretaría del Consejo Escolar 2º. Cargo de secretario de Consejo que volvió a ocupar en diferentes oportunidades luego de 1923 en que dejaba la función policial. El profesor Costa como lo designaba el ECO, cuyo director había sido su alumno, formó parte de múltiples instituciones barriales y fue en si mismo una institución para el barrio. El apellido Costa Sixto mantuvo vigencia barrial mas allá de los años cincuenta y Teresa Biedma hija de José Juan (quien también había sido comisario en Carmen de Patagones) se casaba con uno de los Costa Sixto poco después del fallecimiento de su padre.

A pesar que la placa de la 45º lo señala como comisario entre 1922 y 25 en las actas de la A.F. Devoto Oeste para octubre y noviembre de 1921 cuando una comisión de sus miembros al requerir el accionar policial se muestra reconfortada por la atención que reciben de comisario Fenelón Costa. Algo más de un año después se contactaban con un reemplazante.

Siempre a contrapelo de la placa, que señala entre 1926 y 27 al subcomisario Rogelio Bordeau en octubre de 1922 habría sido nombrado el comisario Julián Bordeau ingresado en 1905 a la  actividad  policial, gracias a la “ley Fraga”con ese grado,  luego de mantener una intensa actividad social y cultural.

Francés arribado al país en 1888, alcanzaba posición destacada en la “Primera Fábrica Nacional de Calzado” de Villa Crespo, siendo hombre de confianza de su presidente Salvador Benedit, Presidió la Comisión Auxiliar de Higiene, fue Juez de Paz, fundador y presidente del “Centro Villa Crespo”. En 1895 junto con Benedit, lanzaba el periódico El Progreso que dirigió. Con otros fundó la Asociación de Fomento Maldonado y la Biblioteca Popular Alberdi (San Bernardo) y fue su primer presidente desde 1910  a 1917.  Elector para presidente del Dr. Manuel Quintana en 1904.

Establecido en el Talar, antes de agosto de 1919 era nombrado primer presidente de la Asociación de Fomento El Talar impulsada por el Centro Social y respaldada por el Dr. Francisco Beiró.

El diario capitalino La Razón del 4 de noviembre de 1922 informaba de su nombramiento en la 45º (4)  En su primera actuación participaba en el acto de homenaje de la Liga Patriótica, al cabo Faustino Aguirre, por salvar de ser arrollada por un tren a Amelia Beiró.

El presidente de la Asociación de Fomento de Devoto Oeste que tiene contacto con él como comisario se sorprende, por desconocer su actividad fomentista, al encontrarlo en la reunión inicial de Consejo de Asociaciones de Fomento de V. D.

En junio del 26 se produce su traslado a la comisaría 16º quedando a cargo de la 45º el subcomisario López. (5)  La Asociación Cultural “Helena Larroque de Roffo” le rinde homenaje en representación de los vecinos de Villa del Parque en la palabra del Dr. Angel Roffo y en un almuerzo en el Tiro a Segno el 3 julio mas de 200 comensales se despiden no solo del comisario sino del presidente de la A.F. el Talar y miembro de Consejo de A. de F. de V. D.   “Es ante todo un amigo un concejero a quien puede recurrirse en los trances difíciles. Vecino activo y progresista a quien el vecindario de las villas debe gran parte de su adelanto”. (6)

Salvo posiblemente el Comisario Fleurquin, hombre formado en la institución, nadie ha  logrado luego de ellos un beneplácito mayor en el vecindario.

 

(1)  Noticias Devotenses del 29 noviembre de 1947.  Anuncia el fallecimiento de Federico Livy. Ingresado en 1888 a la policía. El 9 de diciembre de 1907 capturaba al homicida «El Macho», Francisco Sosa y en junio de 1908 participaba en los operativos de un grave accidente ferroviario. [El accidente de FCP  en Villa Devoto cuandoLivy estaba en la 30 fue el 22  de abril de 1903}. // La Prensa (19 de enero de 1906)  El oficial Federico Livy al servicio de la 30 sufrió la caída  del caballo en Sanabria y Nueva York.

(2) La Prensa de  diciembre del  1906 señalaba al subcomisario Rodolfo Almanza  a cargo  del destacamento de la 30.

(3)  Doris Ap Iwan que ingresara al Villa Devoto School en 1910 recordaba sin precisar fecha que frente a la capilla se había instalado el comisario de la villa y Devicenzi habla de jugar al futbol de niño en su quinta.

(4)  Información de la pag Web del JEHVC.. Iriondo, mentor político de Bordeau apoyó a senador a Gregorio  de la Laferrer que no resultó electo.

(5)  En junio de 1926 cuando resultaba claro era trasladado Bordeau se suceden una serie de noticias en cierta forma confusas. El Eco del 2 de junio afirmaba que el 27 de mes anterior había falleció repentinamente el subcomisario José C. Torrá,  quien había «pertencido ultimamente» a la 45º donde había sido recomendado por el comisario y el juez de instrucción por el esclarecimiento del homicidio de Valentín Varela el 27 de octubre de 1925. El 12 informaba de un nuevo comisario (en reemplazo de Bordeu)  Ulices Fenilé, de quien según el mismo periódico, La Razón (de Avda de Mayo) consideraba «uno de los mas antiguos y estimados funcionarios de esa institución. Su foja personal contiene notas que acreditan su celo y competencia en las tareas que le han sido confiadas.»

La presencia del subcomisario Lopez al momento de homenaje del trasladado y el que no aprezca ninguno de ellos en la placa acrecienta las incógnita.

(6) Palabras de Remigio Iriondo en el almuerzo.  

Edgardo Tosi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.