Enfermería: Ramal presentó un proyecto de ley

En el salón Presidente Perón de la Legislatura de la Ciudad Autónoma se realizó un acto durante el cual el diputado por la Ciudad Marcelo Ramal (FIT) presentó un proyecto de ley para declarar la insalubridad del trabajo de enfermería y establecer para el sector la jornada laboral de seis horas.

En la oportunidad el legislador evocó la clásica estampa de la enfermera con el dedo sobre los labios y manifestó que “a partir de hoy, la imagen es la enfermería abriendo bien grande la boca y levantando la mano por sus reclamos y por las seis horas de jornada laboral”.

Lo dijo ante una concurrencia que desbordaba las instalaciones del salón, integrada en su mayoría por trabajadores de distintos establecimientos sanitarios, que siguieron con interés las intervenciones de Ramal y de los enfermeros de cuatro hospitales que participaron en la presentación.

Los panelistas coincidieron en poner de manifiesto la necesidad e importancia del proyecto para un sector que, según afirmaron, es el más explotado en los hospitales públicos de la ciudad.

“Hoy el enfermero trabaja diez o doce horas para poder cubrir un ingreso de 7.000 u 8.000 pesos, porque los salarios básicos son absolutamente miserables”, precisó el legislador, quien señaló que el proyecto propicia “para el nivel inicial, un salario que cubra la canasta familiar”.

Finalizadas las exposiciones se abrió un debate en el que  panelistas y asistentes intercambiaron ideas y puntos de vista, y a cuyo término se acordó desarrollar una serie de actividades encaminadas al tratamiento y aprobación del proyecto, que incluirán, entre otras, una jornada sobre salud y régimen laboral en la Legislatura, una campaña en los hospitales para reunir cinco mil firmas y el establecimiento de una mesa permanente con representantes de todos los establecimientos sanitarios de la ciudad para coordinar e impulsar esas y otras tareas.

 

El proyecto

El proyecto, al que se le asignó el N° 201402337, expresa en su primer artículo que “se declara la insalubridad del trabajo de enfermería y se establece el horario de 6 horas por turno de trabajo y la jornada semanal de 30 horas para todas las especialidades y servicios de enfermería en los hospitales y centros de salud dependientes del Gobierno de la CABA”.

En virtud del artículo 2, “se establecen 4 (cuatro) turnos diarios de trabajo de enfermería de lunes a viernes, sábados y domingo, y días feriados”, mientras que según el siguiente “queda derogado el régimen de módulos y prohibida toda jornada que exceda las seis horas”.

El régimen salarial está contemplado en el artículo 6, que dispone que “el sueldo básico de ingreso a la carrera para enfermería debe igualar el costo de la canasta familiar, calculada por el Gobierno de la Ciudad para el ítem Canasta Total tipo 5 bis”, el cual “asciende a 10.116,50 pesos en la medición de abril de 2014”.

Otros artículos establecen el régimen de jubilaciones para todos los trabajadores del área a la edad de 55 años y con el 82% móvil, la creación de una comisión de relevamiento para determinar las necesidades de enfermeros que registra el sistema sanitario, el acceso a la profesionalización de todo el personal de enfermería a través de becas del Estado, etcétera.

Los fundamentos

Los fundamentos del proyecto advierten, en primer término, que  “los enfermeros cargan, en gran medida, con la crisis del sistema de salud pública” y precisan que “entre otras cuestiones, soportan salarios por debajo de la canasta familiar, multiempleo o extensión horaria (régimen de módulos) y desvalorización de la profesión, con asignación de tareas que no corresponden a su función”.

Se refieren seguidamente a la falta de personal del sector en la ciudad, donde “se estima que se necesitan por lo menos el doble de enfermeros” y “la insuficiencia de trabajadores  suele ser cubierta a través del sistema de los ‘módulos’, una variante extrema de precariedad laboral, violatoria incluso del régimen legal de horas extras” y que “el enfermero es empujado a aceptar como consecuencia de los bajísimos salarios que percibe”.

Puntualizan después que “en el país, sólo un 7 % de los enfermeros son licenciados (entre cuatro y cinco años de estudios), un 30 % son profesionales (título intermedio terciario) y un 63 % son auxiliares (nueve meses de formación)” y que “esta realidad, con sus matices, se reproduce en la CABA, y es utilizada de manera perversa por el Estado (y también por las clínicas privadas), para enfrentar a unos con otros en relación a un salario que, cualquiera sea el nivel de profesionalización, no cubre el nivel de la canasta familiar”.

Subrayan por otra parte que “el personal de enfermería se encuentra expuesto a distintos factores de riesgo (biológicos, químicos, de sobrecarga física, sanitarios, físicos, de accidentes y psicosociales) que aumentan la probabilidad de sufrir una enfermedad o lesión, y desde el punto de vista epidemiológico se lo podría considerar como un grupo especialmente vulnerable frente a los riesgos de su labor”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.