Entrevista a María Elena Naddeo, Legisladora de La Ciudad

Difícil panorama de la niñez y la adolescencia frente a la preocupante ausencia de políticas públicas del GCBA

 

En una entrevista exclusiva a la legisladora porteña María Elena Naddeo, quien milita en el Frente Progresista y Popular liderado por el legislador y ex jefe de gobierno Aníbal Ibarra, reflexionó sobre el estado de la infancia y la adolescencia en la Ciudad de Buenos Aires, “la niñez y la adolescencia en el 2012 están atravesadas por múltiples problemas; en realidad, algunos han mejorado como la pobreza e indigencia pero hay una franja social a la que no le llegan los programas, que no llega todavía la Asignación Universal por Hijo, que no llega el Programa de Ciudadanía Porteña, que no llega la vivienda”.

 

La legisladora remarcó ante el micrófono la carencia de una política habitacional del macrismo, a partir de su llegada a la jefatura de gobierno de la Ciudad, “hay un problema muy serio de vivienda en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y esto es un tema muy grave porque hay familias que se hacinan en conventillos, en casas tomadas, en playones, en asentamientos. La política social y la política de vivienda de la Ciudad tiene un desarrollo inverso: cuanto más necesidad hay, menos se invierte. Crecen otros programas pero no los de vivienda social”.

 

“A mí me parece que en este tema de la pobreza y la indigencia tenemos el núcleo duro del derecho a la vivienda sin cumplir, esto reproduce las condiciones para los chicos que nacen en las nuevas familias pobres, se reproducen y se perpetúan estas condiciones de marginalidad”, afirmó Naddeo.

 

Trabajo infantil

 

La Ciudad de Buenos Aires, junto a la provincia de Chubut, son los distritos que se muestran más retrasados en el país en el combate al trabajo infantil. Hace dos años se creó la oficina local de la Comisión Provincial para la Prevención y la Erradicación del Trabajo Infantil, en el marco del plan nacional diseñado por el Ministerio de Trabajo de la Nación de constitución de las 24 COPRETIs. Para la titular de la comisión nacional, «la creación de la COPRETI es una muestra de la voluntad política de sumarse al plan nacional y de trabajar todos en conjunto , y eso debería darse naturalmente con independencia del color político del funcionario que esté a cargo de cada distrito». Pese a que la Ciudad tiene su propia comisión, nunca la puso en funcionamiento.

 

Desde el Ministerio de Trabajo de la Nación se afirmó que la idea era generar un trabajo en conjunto entre los gobiernos de la Ciudad, la provincia y la Nación, como consecuencia del fuerte traslado de niños que habitan en el Conurbano y trabajan en las calles porteñas. Las autoridades nacionales consideran que el rechazo al trabajo en equipo muestra una fuerte contradicción con el constante llamado al diálogo  que hacen desde el macrismo.

 

Se aguarda que en los primeros meses de 2013, para los meses de abril o mayo, el Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad ponga en marcha el proceso de reglamentación de la COPRETI, junto a la subsecretaría de Trabajo porteña se pondría en marcha esta oficina, y se realizaría un censo para visibilizar la grave problemática de la niñez en apuros en materia de trabajo infantil.

 

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a principios de febrero, señaló que el trabajo infantil descendió del 6.5 por ciento que se registraba en 2004 al 2.2 por ciento en 2012.

 

Adicciones en la infancia y adolescencia

 

En la conversación se abordó la problemática de las adicciones que afectan a la infancia y a la adolescencia en la metrópoli, “otro gran problema es el consumo de sustancias, tanto tiempo de marginalidad se canaliza y se contiene a partir de las sustancias. ¿Por qué los chicos de las barriadas recurren al paco o recurren a la marihuana, ó recurren al alcohol? Muchos chicos, incluso de sectores medios recurren al alcohol como una práctica habitual. Me parece que es un síntoma de la época, hay mucha angustia. Hay angustia por un modelo cultural que todavía no cambió, hay mucha angustia porque hay un modelo social que incita al consumo, a tener más. Porque hay demasiada estimulación mediática y eso no resiste porque los chicos jovencitos o muy adolescentes no pueden dar respuesta a este estímulo social, y entonces para estimularse recurren al alcohol”.

 

Y continuó con su explicación sobre el consumo de drogas y alcohol, “recurren a otras sustancias, entonces el paco y unas otras drogas en sectores muy humildes, el alcohol y otras sustancias en sectores medios y sectores acomodados, convierten a las adicciones en uno de los problemas más graves en este momento. Se está haciendo poco, lo que se hace no es suficiente, y además no hay prevención, no hay suficientes campañas de prevención. Las escuelas están viviendo esta situación de ataque permanente, de reducción de grados en vez de estar pensando qué iniciativas desarrollan las escuelas para educar por la salud, por la educación sexual, por la prevención del embarazo adolescente, por la prevención de la violencia de género o de la violencia institucional. Estamos hablando de resistir los cierres de curso, de grados, entonces estamos a contramano de lo que los chicos y las chicas nos están demandando, que son más políticas públicas, más iniciativas culturales, recreativas, deportivas”.

 

Naddeo trazó un agudo panorama sobre el funcionamiento institucional en el área encargada de velar el cumplimiento de derechos de los menores porteños, “me parece que la labor de los organismos de infancia y adolescencia, particularmente el Consejo de los Derechos, ha retrocedido. Se encuentran desbordados por la franja más humilde, la franja más golpeada por la violencia de género y la violencia contra niños, niñas y adolescentes. No están pudiendo dar respuestas adecuadas a las múltiples demandas que la sociedad tan exitista, tan mediática, está generando en nuestros chicos y en nuestras familias”.

 

Sin embargo, a pesar del frío panorama de la niñez en la Ciudad durante la gestión macrista, la legisladora María Elena Naddeo se mostró esperanzada en un cambio de actitud desde el Gobierno de la Ciudad, “hay que seguir luchando por garantizar los derechos de los chicos y de las familias, que la educación y la salud son derechos sociales, y que están garantizados por la Constitución y por las leyes. Necesitamos que el Estado de la Ciudad adopte estas medidas como propias y que realmente desarrolle más políticas de vivienda, más políticas de inclusión para todos, y de cada uno de los chicos y de las chicas de nuestra Ciudad. Los derechos están garantizados a nivel constitucional, hay que hacerlos cumplir, hay que hacerlos convertir en realidad, y por eso es muy importante concientizarnos y participar”.

 

Finalmente, la ex titular del Consejo de Niñas, Niños y Adolescentes durante las gestiones de Ibarra y Telerman aseveró que “cuando vemos que estos derechos no son respetados hay que acudir a la defensoría barrial, hay que acudir a la Defensoría del Pueblo, a la Legislatura de la Ciudad, a los partidos políticos comprometidos con los derechos sociales, económicos y culturales, y hay que reclamar. Porque para eso tenemos una democracia que permanece, por eso reivindicamos los derechos humanos, por eso reivindicamos la lucha de los 30.000 detenidos desaparecidos en la dictadura militar, ellos lucharon por una sociedad igualitaria, y porque la democracia es el mejor sistema político para vivir. Pero, necesitamos avanzar de la democracia política a una democracia social, a una democracia real. En la Ciudad no está cumpliéndose, estamos retrocediendo, por eso tenemos que luchar más”.

 

Claudio Morales*

 

*Periodista. Corresponsal, Colaborador y Productor Periodístico de medios de comunicación argentinos y del exterior. Director fundador del Grupo Pasteur, primer colectivo multimedia cultural-educativo juvenil de la Argentina.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.