Cloud Computing o Computación en la Nube

El concepto de Cloud Computing o Computación en la Nube es uno de aquellos que sacuden el mundo de la tecnología de tiempo en tiempo. Difícil es no escuchar aunque sea una breve referencia al mismo en cualquier nota, debate o conferencia de informática. Pasó lo mismo con otros conceptos como Virtualización, Internet; y para los más memoriosos, Orientación a Objetos o Programación Estructurada. Al ser casi un término de moda, muchas veces se corre el riesgo de llamar de esta manera a tecnologías y/o servicios que no lo son – por lo menos bajo las definiciones más aceptadas – por motivos comerciales o simplemente por desconocimiento. Intentaremos explicar resumidamente que se entiende hoy en el mundo de la tecnología cuando hablamos de Cloud Computing.

La consultora Gartner define a Cloud Computing como “un estilo de computación donde capacidades masivamente escalables de TI se ofrecen como un servicio a través de Internet a múltiples clientes externos”. Amazon, la conocida tienda virtual y hoy proveedor número 1 de servicios Cloud, la define como “aplicaciones y plataformas construidas sobre una infraestructura compartida, accesibles mediante un navegador de Internet, a demanda y pagando únicamente lo que se consume”.

Resumamos: estamos hablando que mediante un browser o navegador conectado a Internet (Inernet Explorer, Chrome, Firefox, etc), accedemos a aplicaciones, servidores o infraestructura informática que reside en los Data Centers del proveedor, como si los mismos fueran parte de nuestra infraestructura. Nos damos de alta en los servicios nosotros mismos sin intervención alguna del proveedor (auto-provisionamiento), cambiamos sus características o los damos de baja de la misma manera, y sólo pagamos por lo que utilizamos. Ejemplificando cada una de las capas que mencionaremos ahora y que definiremos más adelante con precisión, podríamos tener en la Nube nuestro sistema de correo electrónico (SaaS), nuestros servidores Web o nuestras bases de datos (IaaS) y nuestras máquinas virtuales, almacenamiento no estructurado o infraestructura de red de nuestros equipos en la nube (PaaS). Por supuesto que estas definicioness no son absolutas y definitivas, pero sirven para enmarcar de manera genérica aquellos servicios que hoy se ofertan.

SaaS es un acrónimo de Software as a Service. Se trata en general de aplicaciones Ready-to-Run (listas para correr o ejecutar) entregadas como un servicio. Ejemplos conocidos son Sales Force – salesforce.com (CRM) o la suite Google Apps (correo electrónico). Asimismo el servicio de información de juicios y el manejo de la cartera judicial que ofrece Conexiones.com se encuadraría dentro de esta definición. Dentro del SaaS también podríamos identificar una subcategoría que sería BPaaS (Bussines Process as a Service) que sería cualquier proceso de negocios entregado como un servicio via Internet con acceso Web.

IaaS significa Infraestucture as a Service. Son recursos virtualizados que se entregan a un nivel más básico que SaaS. Ejemplos son Amazon S3 (Single Storage Service) o el mismo DropBox, que proveen almacenamiento de información no estructurada (como analogía, serían carpetas para guardar información de manera similar a nuestras computadoras) o Amazon RDS que nos ofrece la posibilidad de utilizar Bases de Datos de diferentes vendedores. (Microsoft, Oracle, MySQL, etc).

Por último PaaS significa Platform as a Service y entrega prestaciones aún más básicas. Ejemplos válidos serían Redes Privadas Virtuales en la nube, firewalls o máquinas virtuales como las provistas por Amazon, Rackspace, entre otros.

Con respecto a los proveedores, los principales jugadores son grandes empresas internacionales como Amazon, Google, Microsoft; algunas un poco menos conocidas como Rackspace, Joyent, GoGrid y otras de nicho como Dropbox.

Muchas de estas empresas construyen gigantescos centros de cómputos distribuidos por todo el mundo, para hacer llegar estos servicios a una audiencia global tratando de evitar los problemas que genera la latencia de los enlaces (que hablando de manera sencilla se traduce en lentitud en el acceso). Algunos de estos proveedores, ofrecen servicios en la nube basados en la infraestructura de proveedores más grandes, como es el caso de Dropbox utilizando la infraestructura de Amazon. Esto determina asimismo una fuerte tendencia en el mundo empresarial: es muy bajo o casi nulo el porcentaje de empresas no proveedoras de estos servicios, que van a construir nuevos centros de cómputos.

Entonces, resumamos con un ejemplo: una empresa inicia su actividad en sus nuevas oficinas donde solo instala los puestos de trabajo más un pequeño rack donde están los equipos de comunicaciones que la comunican a Internet:

  • Para servicio de correo electrónico y la información no estructurada, utiliza Google Apps.
  • Para la comunicación con otras oficinas o empresas, usa Skype.
  • Su sitio Web lo hostea en Amazon (AWS) junto a sus Bases de Datos.
  • La actividad comercial la maneja con Salesforce.com
  • Para comunicarse telefónicamente instala telefonía IP virtual con algún proveedor local, como por ejemplo IPLAN.

¿Es una visión futurista o hoy sucede? Hay innumerables casos en el país hoy que se manejan así. Entonces, ¿es Cloud Computing la panacea, la solución a todos nuestros problemas informáticos?. No, no soluciona todos nuestros problemas pero dependiendo de la problemática, tamaño y mercado en el cual la empresa se mueve, puede ayudar, y mucho. Sigamos el siguiente análisis para esbozar a quien y como puede ayudar.

 

¿Cuáles son las principales ventajas de Cloud Computing?

 

  • Dispositivos baratos que acceden a grandes equipos e infraestructuras.
  • Un nivel de servicio y disponibilidad muy costoso y difícil de lograr en instalaciones propias.
  • Proceso de mejora continua de las aplicaciones
  • No más preocupación por el Data Center y todo lo que este requiere: energía, refrigeración, espacio físico, cableado, backups, sistemas de extinción de incendios, seguridad física e informática.
  • Rápido aprovisionamiento de recursos.

 

¿Cuáles son los principales inhibidores para la adopción masiva de Cloud Computing?

  • Seguridad. ¿Alguien puede usar mi información?
  • Vuelta atrás. ¿Qué pasa cuando dejo de usar estos servicios o recursos? ¿Es fácil salir y/o recuperar la información?
  • Soporte. Si tengo un problema, ¿cómo accedo a un responsable, partner o soporte técnico?.
  • Latencia. ¿Serán adecuados los tiempos para el acceso tanto de mis empleados como de mis clientes y proveedores?

 

¿Qué aplicaciones o servicios son los más sencillos de subir a o consumir desde la Nube?

  • Correo electrónico
  • CRM
  • Páginas Web autocontenidas, blogs, wikis
  • Cualquier sistema propio con acceso Web
  • Almacenamiento
  • Servicios básicos como FTP, DNS, SMTP, etc.

¿Quienes son los principales beneficiados con esta tecnología?

Las PyMEs, al igual que los nuevos emprendimientos, son las que encabezan la movida. Sin embargo, en el caso de las grandes empresas, muchas consumen ya servicios de grandes centros de cómputos pero en diferentes modalidades de instalación de equipos propios en los mismos. Tímidamente empiezan a consumir servicios en la nube y en el caso de grandes corporaciones, tienden a generar sus propias nubes para uso interno ya que hoy muchas regulaciones les impiden el uso de nubes públicas (típicamente entidades bancarias).
La Nube ha llegado para quedarse y está alcanzando un grado de madurez significativo.
Toda empresa debería hoy preguntarse ante todo nuevo requerimiento de aplicación o servicio, si la Nube puede resolver parte de su problema o requerimiento, de una manera más eficiente, rápida y barata.

Carlos Diana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.