Feria del Libro 2011

A esta altura del año, cuando todavía falta definir mucho más de una candidatura, hay periodistas y políticos que, como aquellos viejos escribas, anotan una palabra tras otra, amontonan capítulos, apuran una investigación. No levantan, casi, el cuerpo de la silla. Septiembre es el límite, después llegan las elecciones y todo lo que no se escriba o se publique antes, será peor que un diario de la semana pasada. Viejo, con olor a papel mojado. Así que las editoriales son por estos días, al margen y no tanto de la Feria del Libro, usinas febriles. Humo por todos lados.

Porque uno podría imaginarse esta escena, que podría, también, repetirse sin límites, cambiando los nombres. Un día llega el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, con un libro escrito por él. Quizá incluso tenga el título pensado: Zonceras argentinas y otras yerbas.

Al editor le interesa, cree que puede venderse bien y cierran el acuerdo. El editor de Planeta no se equivocó: el libro de Fernández es uno de los que más suenan en la Feria, junto a El Flaco (de José Pablo Feinmann), también de Planeta. También puede ocurrir que aparezca un ex funcionario menemista dispuesto a contar los entresijos del gobierno del que formó parte. Sus memorias. A otro editor también le parece que puede caminar. Y cierran el acuerdo. El libro, que será publicado por Sudamericana, se va a llamar 18.885 días de política. Visiones irreverentes de un país complicado , saldrá en junio y lo escribió Carlos Corach, ex ministro del Interior.

La lista de libros políticos que está en gateras es enorme. Biografías, análisis, memorias, diálogos, denuncias, investigaciones periodísticas, aniversarios, revisiones del pasado reciente son sólo algunos de los temas.

“Básicamente hay tres tipos de libros políticos”, explica Pablo Avelluto, director editorial de Random House Mondadori, que tiene el sello Sudamericana. Y avanza: “Los que escriben los mismos políticos, como Carlos Corach o Eduardo Duhalde, que le dan mucha importancia al libro como objeto porque buscan dejar sus ideas asentadas allí. Después están los libros escritos por periodistas que investigan temas políticos, como Horacio Verbitsky y Ceferino Reato, que hacen una revisión del pasado. Y, por último, los libros de coyuntura o de historia reciente”.

La lista de los libros recientemente publicados por Sudamericana incluye Economía 3D , del ex ministro Martín Lousteau, y La audacia y el cálculo , de Beatriz Sarlo, un ensayo que disecciona “cada uno de los aspectos que han hecho de Néstor Kirchner el nombre hegemónico –acaso el único digno de ser mencionado, para bien o para mal– de la política argentina en la última década” y ya está en la Feria. Para junio, saldrá La Argentina bipolar. Los vaivenes de la opinión pública, 1983/2010 , de Manuel Mora y Araujo, una suerte de radiografía de la sociedad argentina, que va del fanatismo por las privatizaciones a su repudio, para dar sólo un ejemplo.

El ex ministro de Economía Roberto Lavagna fue otro de los políticos que le ofreció a Sudamericana no sus memorias, sino un registro documental de uno de los momentos más difíciles del país.

El desafío de la voluntad. Trece meses cruciales en la historia argentina. Abril de 2002/Mayo de 2003 saldrá también en junio. Para agosto, con o sin candidatura, está prevista la salida de Gabriela Michetti. La otra muje r (Sudamericana), de los periodistas Fernando Amato y Sol Peralta, una biografía que, dice Avelluto, “se publicará de todas formas porque va más allá del marketing electoral. Esta historia tiene que ver con su historia personal, con el costado humano de Michetti. El libro se pensó antes y la candidatura a jefa de Gobierno de la Ciudad no es determinante para publicarlo”.

Septiembre parece ser el cielo de los editores: CFK , de la periodista Sandra Russo, será una biografía autorizada de la Presidenta. Avelluto no da números pero es una de las grandes apuestas de Sudamericana para este año: “Veremos cuál será la tirada, pero va a ser un libro muy importante. Por primera vez, los libros que están cerca de las posiciones del gobierno también están teniendo mucho éxito. Hay mucho público y la ventaja del mundo editorial es que pueden coexistir distintas versiones sobre un mismo hecho o personaje”. Otro de los títulos para ese mes es La letra maldita, del periodista Orlando Barone. La letra es la K.

Tiradas, números, cifras de ventas. Los números los dan las editoriales y no hay estadísticas oficiales. ¿Cuál es la tirada inicial de estos libros? “La de cualquier otro libro”, dice Ignacio Iraola, director editorial para el Cono Sur de Planeta, que sólo desde que comenzó el año publicó, entre otros, estos títulos: El Flaco ; Manual de zonceras y otras yerbas ; Los años que vivimos con K (James Neilson), Es la ekonomía, estúpido (Maximiliano Montenegro); E l kirchnerismo póstumo (Jorge Asís); 1976. El golpe civil (Vicente Muleiro) y Mejor que decir, (Florencio Randazzo), que se presentó ayer en la Feria. “ El Flaco nos pareció un gran libro. Y tomamos lo trabajamos junto con Feinmann”, cuenta Iraola. Y agrega: “Siempre se paga un adelanto por la primera edición y después los derechos del 10 % del precio de tapa. Pero Aníbal Fernández no cobró adelanto”.

La presentación en la Feria de Kirchnerismo , de Horacio Gonzalez, editado por Colihue, convocó a cientos de personas, dejando chica la sala. Según datos de Planeta, los diálogos de de Feinmann con Kirchner ya vendieron 25.000 de una tirada de 45.000 libros, a los que los próximos días se sumarían 10 mil más, un número algo excepcional.

Zonceras y otras yerbas argentinas , también de Planeta y según Iraola, ya vendió 15.000 ejemplares, y ya hay otra tanda en fabricación. “Es un negocio, hay una expectativa que se basa mucho en uno mismo como lector y editor. Hay libros políticos que fueron apuestas y no funcionaron. ¿Cuáles? “Justo ahora no me acuerdo”, esquiva Iraola.

En algunos casos las ilusiones se desbordan, como pasó con El dueño (Luis Majul, Planeta, 2009) que, según la información que brinda Iraola, superó los 200.000 ejemplares vendidos, y con Operación Traviata (Ceferino Reato, Sudamericana, 2008), que, según la editorial, arrancó en 5.000 y con la edición definitiva ya vendió 50.000 libros. “Cuando un libro supera los 20.000, descorchamos”, dice Avelluto.

Con ese antecedente, Majul es otra de las apuestas para el año. Para junio, en Planeta preparan otro libro, aún sin título, aunque avisan que será “una investigación tremenda sobre un aspecto del kirchnerismo”. Y un ensayo “muy fuerte”, dice Iraola, de Martín Caparrós. Se va a llamar Argentinismos y el periodista analiza veinte términos, como “modelo”, “estado” y “democracia”. El libro, que recién saldrá en julio, ya generó polémicas con, por ejemplo, la agrupación kirchnerista “La Cámpora”.

La pregunta del millón es, más allá del año electoral: ¿Quiénes leen estos libros? O mejor todavía: ¿Quiénes los compran? ¿Quiénes pagan 60 u 80 pesos para leer un libro que, mayoritariamente, es de coyuntura? “Los libros escritos por políticos tienen un primer público asegurado, que es el que lo sigue y lo vota, aunque sean pocos. Es una lógica de mercado diferente del interés masivo”, dice Avelluto.

Memorias del incendio , el libro del ex presidente Eduardo Duhalde, por ejemplo, según números de la editorial, vendió 20.000 ejemplares en tres años, aunque, cabe acotar, en Capital Federal, Duhalde le ganó a Alberto Rodríguez Saa por 248 votos la interna realizada a comienzos de este mes, a la que se presentaron 34.000 personas.

Entre los nombres que se vienen hay más recuerdos de Duhalde, un libro de Mauricio Macri con Alejandro Rozitchner, otro de Rodolfo Terragno, todos en Sudamericana.

El grupo editorial Norma, por su parte, tiene previsto publicar El brujo (un título tentativo), una reedición ampliada y corregida de La fuga del Brujo , de Juan Gasparini sobre López Rega y la Triple A. Y, del periodista y panelista del ciclo de televisión “6, 7, 8”, Carlos Barragán, La mierda oficialista , en el que cuenta como pasó de apolítico a militante. Estos títulos se suman a la investigación de Diego Rojas sobre el asesinato del militante del Partido Obrero, ¿Quién mató a Mariano Ferreyra? En mayo, una de las novedades de Aguilar es Yo te avisé , de la periodista Romina Manguel, que tiene como subtítulo “los que los políticos hacen y nosotros no queremos ver”, algo así como un “deseo y decepción” de los argentinos, o la responsabilidad a la hora de votar. También publicarán Cinco presidentes , de Damián Nabot, sobre la crisis de 2001, y otro libro más, aún sin título, sobre Néstor Kirchner, de Gabriel Pandolfo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.